# ELECCIONES 2019

Cambio de estrategia

Decidido a mostrar gestión, Weretilneck saca la tropa a la calle. La idea es visibilizar actividad de Gobierno en el inicio de una campaña que promete ser larga, camino a las elecciones. Uno de los primeros en asomar será el ministro de Salud, Fabián Zgaib, quien estará en Bariloche esta semana encabezando distintos actos que aún no se confiesan del todo proselitistas.

22/07/2018
Río Negro

 

 

El miércoles a mediodía, Zgaib y el director nacional de Salud Mental, Luciano Grassi, presentarán en el hospital Ramón Carrillo de Bariloche el proyecto “ Recomendaciones para dispositivos de inclusión sociolaboral”, bajo el ecuménico título del programa “Recomendaciones para la Red Integradora de Salud Mental con Base en la Comunidad”, según se comunicó a través del interno «Grupo Oficial de WhatsApp».

El jueves, se avisó por el mismo medio, «Juntos Somos Río Negro y el ministro de Salud, Lic. Fabián Zgaib, los invitan a participar de una charla informativa sobre los diferentes programas que se están llevando adelante por nuestro gobierno», en la sede de la Unión Tranviarios Automotor, de la misma ciudad.

La línea que desde hace unos días baja el Gobernador Alberto Weretilneck implica un cambio de modalidad con respecto a lo que venía sucediendo -con el mandatario como figura excluyente en toda acción de gobierno-, para «activar a la militancia» (léase funcionarios y legisladores del partido) y ganar presencia en el territorio.

Como se ve hasta el momento, nada demasiado concreto. Ante las dificultades para exhibir obra pública (con todo y el Plan Castello) debido a los recortes impuestos por el Gobierno Nacional, solo quedan los discursos; invirtiendo el latinajo: «verba, non res» (palabras, no hechos).

Ministro de Salud de Río Negro, Fabián Zgaib (Gentileza Prensa oficial)

La fuerte caída de los aportes discrecionales y de inversión de capital (obras concretas) que ya se anunció desde la Casa Rosada, sumada a la deuda que Río Negro deberá afrontar este año, significarán aproximadamente 5.000 millones de pesos menos, de los que no dispondrá el Gobernador para mostrar gestión durante la campaña.

Esta semana se conoció además la intención de Unidad Ciudadana (el espacio político comandado por la ex presidenta Cristina Kirchner) de desembarcar en Río Negro apoyando la candidatura del intendente Martín Soria. El dato, que ninguno de los interesados confirmó o desmintió, no deja de ser inquietante para el escenario electoral que vislumbra Juntos Somos Río Negro.

En el mano a mano, Martín Soria es el candidato con mayor imagen positiva (36%), seguido por el gobernador Weretilneck (26%), según encuestas que reflejaron el humor de los rionegrinos a mediados de junio.

El detalle del relevamiento, dado a conocer por Ricardo Vignoni días atrás, incluye la imagen de Mauricio Macri en la provincia: 13% positiva y 70% negativa, muy por debajo de Cristina Kirchner, que recoge el 41% de imagen positiva.

Afecto a manejarse con las encuestas, el resultado del estudio de Vignoni (siempre respetado y ponderado por el oficialismo) preocupa y mucho a Weretilneck, cuya reacción inmediata es la de movilizar a la tropa.

 

Con esto comienzan a mostrarse los ministros a quienes pocos podrían reconocer si se los cruzaran en la calle, y se explica la aparición de Gastón Pérez Estevan (Seguridad) y Arabela Carreras (Turismo) en un curso de capacitación turística para agentes de policía, del mismo modo que la presencia esta semana del ministro de Salud, Fabián Zgaib quien, como se anunció, dará a conocer «diferentes programas que se están llevando adelante por nuestro gobierno» el cual, vale recordar, inició el 1 de enero de 2012.

Tal como lo anticipó este medio ( Y un día Juntos Somos Río Negro abandonó el discurso provincialista), por inercia, pragmatismo, intuición, o las tres cosas juntas, Juntos Somos Río Negro se encamina a un destino aliancista; solo resta saber «Juntos» con quién.

La ya mencionada encuesta lo refrenda, aunque aún es temprano para dar nada por hecho, al arrojar mediciones sobre pre candidatos, quien más, quien menos, bendecidos por el propio Gobermador y presidente del partido. Así el vice, Pedro Pesatti, figura con un 7% de intención de voto, el ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, 6%, y el ministro de Salud, Fabián Zgaib, que ahora comienza su trajín provincial, con un 4%.

Los muy probables aliados de JSRN, y pre candidatos por Cambiemos/ Pro, medidos por Vignoni, son el intendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello (quien ya anunció en junio en Bariloche sus intenciones de ser gobernador), que aglutina un 6% de intención de voto, y el intendente de Viedma, José Luis Foulkes cerrando la lista con el 4%.

 

Cuando las elecciones de 2017 (que culminaron con la defección de los candidatos de Juntos) Weretilneck repitió como un mantra puertas adentro que las encuestas los posicionaban ganadores. Ahora guarda silencio. El ya dos veces postergado anuncio del candidato por la fuerza de gobierno se demora; por razones personales en algún caso, pero en general porque los números son magros, y hay también un alto porcentaje de indecisos.

Abandonando rápidamente el discurso provincialista, todo hace suponer que el nombre emergerá recién una vez que esté cerrada la alianza con otra fuerza política. Un destino inevitable que tiene mucho más de necesidad que de estrategia.

O como lo explicó, con otras palabras, el escritor ruso León Tolstoi: «(la política) se parecía a un caballo que llevara un carro colina abajo. Nunca se sabía bien si era el caballo el que arrastraba al carro, o el carro que empujaba al caballo».