# FFAA EN SEGURIDAD INTERIOR

“Es el retroceso más grave en términos de derechos humanos”

Así lo afirmó la reconocida abogada, Elízabeth Gómez Alcorta, sobre la decisión de Macri de dar intervención a las Fuerzas Armadas en la seguridad interior. “Están preparadas para la mayor letalidad”, advirtió. El alarmante antecedente de México.

25/07/2018
Nacional

 

Gómez Alcorta es presidenta del Movimiento de Profesionales para los Pueblos (MPP), miembro fundadora de la Asociación de Abogados de Derechos Indígena (AADI), integrante del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), y defensora de Milagro Sala y Facundo Jones Huala. En diálogo con En estos días, evaluó que el decreto presidencial que permite la injerencia de las FFAA en la seguridad interior “es el retroceso más grave en términos de derechos humanos de este Gobierno, y ha habido muchísimos”. 

Explicó que el principio delimitador entre “seguridad” y “defensa” es un resguardo a las violaciones de los derechos humanos. Y alertó que las FFAA no tienen armas ni preparación para la graduación de la fuerza: “Si tu función es repeler la agresión de otro Estado, tenés que tener la mayor letalidad, lo que no sucede con las fuerzas de seguridad, que están vinculadas a prevenir el delito”. 

Consecuentemente, aseveró que “cuando fuerzas que están preparadas, armadas y formadas para la máxima letalidad, las ponés dentro del territorio, no saben actuar de otro modo”. Alcanza -comprendió la abogada- con observar no sólo los trágicos antecedentes históricos de Argentina durante las dictaduras militares, sino también las experiencias actuales y cercanas en democracias latinoamericanas. 

 

“Los dos ejemplos que tenemos en la región, cumpliendo las exigencias de Estados Unidos, son México y Colombia”, puntualizó, tomando como referencia el primer caso, por encontrarse documentado el crecimiento de la violencia institucional. “México en el 2006 tomó la misma decisión que ahora toma Macri con la excusa del narcotráfico”, relató. 

El informe de la ONU, sólo 7 años más tarde, reflejó que ese problema no había mejorado, “había aumentado la corrupción y desprofesionalización de las FFAA y aumentado al 1.000 por ciento las graves violaciones a los derechos humanos, con torturas, homicidios y desapariciones forzadas de personas”.

Recordó que Macri ya había anticipado al inicio de la gestión el cambio de funciones de las Fuerzas Armadas -generando el rechazo del arco opositor y organismos de derechos humanos- basado en las nuevas amenazas para el siglo XXI. “Para los Estados Unidos, estas amenazas son el terrorismo, el narcotráfico y el indigenismo”. Sin actos terroristas desde la AMIA y la Embajada de Israel, Gómez Alcorta señaló que “bajo ese mote”, el Gobierno se refiere Facundo Jones Huala “y el invento de la RAM”. 

 

Recordó, al respecto, que el Jefe de Gabinete del ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti, viajó oportunamente a entrevistarse con fiscales de Chubut y pidió que la recuperación de la Comunidad Cushamen se califique bajo la Ley Antiterrorista. “Hubo giros discursivos, una intención política de instalar `mapuches terroristas´ para generar acciones como éstas”, analizó.

La abogada evaluó que la decisión “tiene que ver con el control territorial”, y si bien estimó que en el contexto actual no se buscaría la represión de la protesta social, consideró que estaría habilitado por los términos ambiguos del decreto.