Secretario de DDHH de Río Negro rechazó el decreto de Macri sobre las FFAA

Aunque el gobernador Weretilneck no se expresó públicamente sobre el tema, sí lo hizo su secretario de DDHH, Duilio Minieri, que en las últimas horas firmó un comunicado junto a sus pares de 18 provincias oponiéndose al Decreto de Macri que asigna a las FFAA tareas de seguridad interior.

26/07/2018
Río Negro

 

 

No es la primera vez que el Consejo Federal de Derechos Humanos se manifiesta en contra de políticas adoptadas por el Gobierno Nacional en la materia. Ya lo había hecho en diciembre pasado (incluyendo la firma de Laura Méndez, por entonces  a cargo de la secretaría de DDHH provincial), cuando Macri presentó, junto al ministro Claudio Avruj su “Plan de Derechos Humanos”.

El hecho viene a cuento y es útil para recordar el cambio (o vacío) de sentido que el gobierno pretende asignarle a aquello que, en su origen, no fue un “Plan” sino una praxis; una respuesta de la sociedad civil organizada en contra de delitos aberrantes cometidos por el Estado dictatorial el cual debía, por el contrario, combatirlos y juzgarlos en lugar de perpetrarlos.

El Decreto firmado por Macri imponiéndoles a las Fuerzas Armadas acciones en materia de seguridad es un punto de arribo de aquello a lo cual Cambiemos llama “derechos humanos” o, probablemente, a donde siempre se propuso llegar. La intención ya había sido denunciada hace meses por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

La presentación humanitaria del gobierno en diciembre duró 7 minutos e incluyó 243 acciones en Derechos Humanos entre las cuales figuraron “la unidad  de los Argentinos” y la “lucha contra la pobreza”, por ejemplo, sin exponer mediante qué políticas  se llevarían a cabo estos objetivos.

En aquél  momento anunció el secretario Avruj el “compromiso” del Gobierno con los Derechos Humanos, la “seguridad pública y la no violencia”, aserto que “oportunamente”  llegó dos meses después de que el cuerpo de Santiago Maldonado fuese hallado en aguas del río Chubut, y apenas semanas luego del asesinato del joven Rafael Nahuel a manos de las fuerzas federales en Mascardi.

Otros elementos opacos de la puesta, que definen la concepción política que Cambiemos tiene de los Derechos Humanos (además de los puntos que mencionan “la lucha contra el narcotráfico” y “el diálogo”), se comprenden por omisión.

A la presentación no fueron invitados los históricos organismos de DDHH, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, APDH, CELS ni representaciones provinciales, entre otros reconocidos internacionalmente; por el contrario, el “Plan” se estableció por Decreto.

Tampoco aquella ensalada (se incluyen el acceso al agua potable, las cloacas y la producción energética no contaminante) diferenció entre delitos comunes y delitos de lesa humanidad, y dejó toda acción supeditada a decisiones exclusivas del Gobierno Nacional.

La razón expuesta por el secretario Claudio Avruj fue que los Derechos Humanos  “no pueden ni deben ser utilizados ideológicamente ni en forma partidaria”, en forzada imputación al gobierno anterior.

 

Claudio Avruj, secretario de DDHH de la Nación

 

Las alocuciones no incluyeron a Milagro Sala, quien lleva más de 900 días de prisión sin condena (situación que las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de DDHH, consideraron arbitraria), ni a Facundo Jones Huala, pero sí mencionaron a los pueblos originarios.

“Hemos puesto al tope de nuestra agenda la temática de los pueblos originarios”, dijo Avruj. Se refirió a la creación del Consejo Consultivo y Participativo para esas comunidades y de la elaboración de “una hoja de ruta sobre acuerdos y consensos” con esos pueblos que, según describió, están integrados por “hombres, mujeres y niños que son sujetos de derechos y no de políticas asistenciales”.

Siete meses después de anuncio el Estado Nacional sigue negándose al diálogo, por ejemplo, con la comunidad Mapuche en Villa Mascardi, pero en cambio sí, continúa con los hostigamientos y la represión. Aún no se conoce cómo (o a manos de quién) murió Santiago Maldonado, y el asesino de Rafael Nahuel sigue sin condena.

Nota relacionada: Parques Nacionales no concurrió al diálogo con la comunidad Mapuche

 

El “Plan” recibió el claro rechazo a través de un documento público firmado por ministros y secretarios de Derechos Humanos de 13 estados provinciales, entre ellos Río Negro. La firma al pie de la secretaria de Derechos Humanos, Laura Méndez, fue una contradicción abierta con los dichos del gobernador Weretilneck, firmemente adherido en este y otros temas a Cambiemos.

Entre otras cuestiones no explicitadas, esta fue una de las razones que llevaron a Méndez a abandonar el cargo.

Nota relacionada: Río Negro cuestionó el nuevo Plan Nacional de Derechos Humanos lanzado por Macri

 

La mención sirve para poner en contexto el nuevo Decreto presidencial que otorga a las Fuerzas Armadas injerencia en cuestiones de seguridad interior. El Plan Nacional de Acción de Derechos Humanos impuesto por Cambiemos no por burdo es inocente: no solo es el Gobierno Nacional el que define qué es un derecho humano, también vacía de contenido la tradición histórica establecida por la lucha de las organizaciones sociales, y tampoco cumple con la propia lista de eslóganes.

La intención de que, bajo preceptos ambiguos o desconocidos por la población, las FFAA se ocupen de velar por los Derechos Humanos, viene en línea directa desde aquellos anuncios; el “cambio de paradigma” como se lo llama, es una peligrosa subversión semántica de alcances concretos que trae el recuerdo futuro de una tragedia pasada.

 

Duilio Minieri, secretario de DDHH de Río Negro

 

Esta semana un nuevo documento firmado por los representantes de 18 provincias, vinculados a los Derechos Humanos, rechazó de plano el nuevo rol que Macri les impuso por Decreto a las Fuerzas Armadas. El actual secretario del área en Río Negro, Duilio Minieri, también firmó.

El texto del documento (que se reproduce completo: Provincias rechazan el nuevo rol de las FFAA) dice que “dicha incumbencia (de las FFAA) era totalmente prohibida por las leyes sobre materia de Seguridad y Defensa y que no se ajustaba a estándares internacionales de DDHH constituyendo una amenaza al Estado de derecho democrático”.

“Por eso”, continúa,  “ante la decisión de la modificación del Sistema de Defensa de nuestro país, realizado por el Presidente de la Nación en el ex centro clandestino de detención Campo de Mayo, manifestamos una vez más, nuestra  gran preocupación y ferviente rechazo respecto de esta medida presidencial, que retrotrae los avances en materia de derechos humanos logrados por Argentina después de la época más oscura como fue la dictadura cívico-militar”.

En sentido contrario el gobernador Weretilneck no ha cesado en su empeño de catalogar a las pacíficas comunidades originarias del sur como un grupo subversivo que “atenta contra el orden constitucional”, al cual denomina RAM, y que en adelante podrían convertirse en objetivos militares.

 

 

El comunicado del Consejo Federal de DDHH que ahora firma el secretario Duilio Minieri dice taxativamente:

“La seguridad de un país debe asentarse sobre la inclusión social, la educación, el trabajo y la salud, jamás sobre un sistema represivo”.  Y solicita que se revea el Decreto firmado “para que podamos continuar por el camino de nuestras Madres y nuestras Abuelas, que es el camino de los Derechos Humanos y la Democracia”.

¿Posición oficial? Claramente opuesto al Decreto presidencial, se manifestó Minieri, aunque (habida cuenta de la historia) es difícil adivinar si esa opinión será compartida por el gobernador, que por ahora guarda silencio.