Preocupacion por el vaciamiento de programas nacionales asistenciales

Trabajadores de los organismos relacionados con la asistencia a sectores vulnerados, denuncian un complejo panorama.

26/07/2018
Viedma

 

La preocupación por el futuro laboral se apoderó de los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social y la Agencia de Discapacidad de Nación, quienes observan un “proceso de vaciamiento de las políticas públicas asistenciales”. Esa falta de garantía de transferencia de recursos es analizado como el posible inicio del desguace de los organismos, la consecuente pérdida de fuentes de empleo, y el abandono de los vecinos en situación de vulnerabilidad social.

Así lo planteó Carolina Urban, delegada de ATE en el organismo nacional, luego de que en el mes de abril despidieran a dos trabajadores. Si bien una de ellas fue reincorporada dos meses después, el conjunto de empleados quedó en alerta permanente, porque se esperan “más despidos para los próximos meses”.

“Continuamos en alerta permanente -dijo- por la realidad que estamos observando, se viene un despido casi masivo de 100 mil trabajadores a nivel nacional. No hay fechas pero consideramos que están en peligro nuestros puestos laborales”, aseguró a En estos días.

Con la posible pérdida de puestos de trabajo en Pensiones, peligran también las asistencias, que cada día resultan más difíciles de obtener por quienes se encuentran en situación extrema. “Los trámites de las pensiones siempre se demoraron porque se resuelve todo en Buenos Aires, pero ahora tarda el triple de tiempo. Llegan a demorar tres años desde que se inicia”, informó la trabajadora.

Además Urban narró que, por primera vez y luego de un año, pudo darle a un beneficiario viedmense la buena noticia de que le aprobaron su pensión: “Es una paciente oncológica en extremo riesgo de vida y había tramitado esto a inicios del 2017”, confió.

Finalmente, la delegada gremial dijo que en los últimos dos años y en todo el país, se dieron de baja más de 80 mil pensiones asistenciales.

Por su parte, Amira Caram, delegada del mismo gremio en el centro de referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, aseguró que si bien en el plantel de este organismo en Viedma no se sufrieron despidos, se encuentran “en alterta”, especialmente para el mes de diciembre cuando se deben renovar los contratos. “Hay programas asistenciales que no están trabajando con la misma operatividad de antes”, planteó, y cuestionó que “los funcionarios nacionales no dan respuestas o confirman la cancelación, sino que son programas que están en constante revisión, pero la realidad es que no funcionan”.