Por decreto bajan beneficio por “zona desfavorable” para las asignaciones familiares

Afecta a la Patagonia y a las provincias del norte argentino donde el reconocimiento rige desde fines de los 60. Con el Decreto –que tendrá vigencia desde septiembre- el gobierno cercenó varias leyes nacionales, acción prerrogativa del Congreso Nacional. Significa además un golpe directo a la infancia.

27/07/2018
Nacional

(ANSES. gob.ar)

A cargo de la presidencia por la ausencia de Mauricio Macri (presente en la Cumbre de los BRICS en Sudáfrica), la vice presidenta, Gabriela Michetti, firmó el Decreto 702/18, junto al ministro de Trabajo, Jorge Triaca y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña que, en los hechos, significará la pérdida del beneficio por “zona Desfavorable” en la asignación familiar por hijo, afectando a 100.000 niños en la Patagonia y algunas zonas del norte del país.

El nuevo régimen tendrá vigencia a partir de septiembre.

Con este nuevo “gesto Federal”, como se lo presentó, el gobierno equiparó a la baja (o simplemente recortó) el reconocimiento que reciben los trabajadores y jubilados de aquellas regiones geográficamente más inhóspitas de la Argentina, donde el costo de vida se multiplica respecto de otras, por ejemplo la ciudad de Buenos Aires.

El Decreto fija un nuevo piso y un tope máximo para quienes puedan acceder al incentivo por “zona desfavorable”. Así, el haber mínimo a partir del cual el trabajador o grupo familiar percibirán asignaciones será  de 2.816 pesos de ingresos con la nueva medida,  cuando antes ese piso era de 200 pesos.

También la norma fija  topes salariales más allá de los cuales dejará de hacerse efectivo el beneficio. La modificación lo reduce de 94.786 pesos en la actualidad a 83.917 pesos desde septiembre.

El gobierno además, ajustó el sistema de pago de aportes patronales (fuente de financiamiento de las asignaciones) emparejando el valor del beneficio en todo el país con máximos de 1.500 pesos, extinguiendo de tal modo el reconocimiento para "zonas diferenciales", como la Patagonia, donde se cobraba el doble.

 

Las asignaciones familiares, que terminan de esta manera reducidas a una Asignación Universal por Hijo, significaban un impuesto progresivo mediante el cual eran más beneficiados aquellos trabajadores con menores ingresos. El recorte en términos de bolsillo implicará una baja de hasta el 75% en el segmento inferior de la escala salarial, para esta asignación.

El golpe da de lleno en la infancia, entre los 0 y los 17 años. De acuerdo al relevamiento publicado por la UCA a fines de abril, hoy en la Argentina hay más de 8 millones de niños bajo la línea de pobreza. Esto es, seis de cada diez niños, niñas y adolescentes. En diciembre de 2015 –según la misma fuente- el porcentaje de pobreza infantil llegaba al 40%. Un parámetro que luego de dos años de gobierno de Mauricio Macri alcanza ahora el 65,2%.

El titular de la ANSeS,  Emilio Basavilbaso, explicó este viernes a la mañana que “El objetivo es seguir aumentando la cobertura de las asignaciones y queremos que sea pareja para todos. El extra no tenía un criterio de lugares con mayores niveles de pobreza, era algo antiguo para poblar regiones y no se podía sostener”.

Emilio Basavilbaso, titular del ANSeS

Con la Ley 18.017 de 1969 se consolidaron  varias asignaciones ya vigentes en la Argentina pero, a la vez, observando que la zona patagónica requería un incentivo; vale decir, un coeficiente multiplicador de esas asignaciones que operase como instrumento para fomentar el aumento de la densidad demográfica de la región, volviendo a estas zonas más atractivas para la residencia y el desarrollo humano.

 Las provincias contenidas eran Santa Cruz, Tierra del Fuego, el Sector Antártico argentino, Islas Malvinas y demás islas del Atlántico Sur, en primera instancia. En el Artículo 22 la Ley 18.017  facultó al Poder Ejecutivo a fijar el coeficiente del reconocimiento considerando el costo de vida y la situación económico – social del área; coeficiente que para la Patagonia se fijo en 1.20 en aquel momento.

En 1972 la Ley complementaria 19.485 acompaña el  programa de residencia y acrecentamiento demográfico de la región sur en procura del desarrollo regional, considerando las necesidades sociales, determinadas por el mayor costo de vida. La nueva Ley extendió el beneficio
 a Chubut, Neuquén y Río Negro.

Durante el gobierno de Néstor Kirchner, en 2004 se incluyó a La Pampa como provincia patagónica alcanzada desde entonces por el reconocimiento. En 2006 la ANSES lo amplió a los jubilados de esa misma provincia y del partido de Carmen de Patagones, y durante el gobierno de Cristina Kirchner, en 2008, el coeficiente se incrementó del 1.20 original a 1.40.

Con el Decreto 702/18 publicado hoy en el Boletín Oficial, para su entrada en vigencia a partir de septiembre, el gobierno de Mauricio Macri literalmente borró las asignaciones familiares.

La decisión llega tras la primera revisión técnica del Fondo Monetario Internacional sobre el cumplimiento de los términos del crédito stand by otorgado a la Argentina, y afecta directamente al componente del salario de los trabajadores destinado al resguardo de la infancia.