# ¿QUIÉN MATÓ A SANTIAGO MALDONADO?

Memoria, a un año

Una intervención convirtió la Fiesta de la Nieve en un espacio para el recuerdo de Santiago Maldonado, a un año de su desaparición. Fue masiva la concentración en Bariloche. En Viedma, hubo marcha.

01/08/2018
Bariloche

 

Un masivo acto recordó a Santiago Maldonado en Bariloche. Luego de la lectura de un documento y una carta de la familia del joven anarquista desaparecido y muerto durante la represión de Gendarmería, en Cushamen, los manifestantes realizaron una intervención en la Fiesta de la Nieve.

Con carteles con la cara del joven y la leyenda: “Santiago es solidaridad”, los más de mil participantes en la concentración reclamaron justicia por el hecho.

 

A través de la nota leída por los organizadores del acto, la familia de Santiago agradeció el acompañamiento de los vecinos de Bariloche, y volvió a plantear las dudas en torno a la marcha de la investigación.

Las principales críticas fueron para la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien señalaron como responsable del “montaje” para ocultar la responsabilidad de la Gendarmería en la desaparición y muerte de Santiago.

”Yo sabía, que a Santiago lo mató Gendrmería”, fue el grito más repetido durante la concentración  y frente al escenario de la Fiesta de la Nieve.

 

Viedma

 

En Viedma, también se volvió a pedir justicia por Santiago Maldonado, con una marcha por las calles de la ciudad.

Un nutrido grupo de vecinos, en su mayoría jóvenes militantes sociales e integrantes de comunidades mapuches, se concentraron en Plaza San Martín con pancartas con el rostro del joven y también con proclamas pidiendo por el esclarecimiento del asesinato de Rafael Nahuel.

 

“El compañero fue chupado, nosotros no necesitamos peritos para saber la verdad. Sabemos que se lo llevó la Gendarmería y que plantaron su cuerpo. Seguramente como se llevaron a Santiago y a Rafa Nahuel, mañana se llevarán a otros. Sabemos bien quiénes son los responsables y los cómplices civiles”, dijo en el escenario Claudia Curaqueo, integrante de la comunidad Witraileñ.

La marcha recorrió las calles céntricas e hizo una parada en la sede de la Policía Federal, donde una treintena de uniformados la esperaba en la vereda, en actitud desafiante. Aunque hubieron pintadas e insultos hacia las fuerzas de seguridad, no se registraron incidentes y la marcha culminó frente a la Casa de Gobierno.