“La mano invisible de Dios”

Las iglesias marcharon en Viedma, para manifestarse en contra del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

05/08/2018
Viedma

 

“Necesitamos unas 45 o 50 madres jovencitas, embarazadas o con bebé en los brazos, menores de 20 años preferentemente. Me esperan acá a la izquierda que se les va a dar directivas”. El locutor del acto daba directivas, previo a la marcha de las iglesias que se congregaron para pedir por “las dos vidas”, a la espera del 8 de agosto, cuando finalmente se trate en el Senado el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

En la ciudad de Viedma, este sábado y en los alrededores de Plaza San Martín, se congregaron los seguidores de unas 30 iglesias evangelistas de la Comarca y de otras localidades de la provincia como Conesa, Sierra Colorada, San Antonio Oeste y Valcheta.

Entre las y los manifestantes estuvieron la legisladora rionegrina Maria Liliana Gomignani, que desde un inicio se pronunció en contra de la legalización del aborto, e incluso presentó un proyecto de ley para prohibir la interrupción voluntaria del embarazo en la Provincia. También participó la Concejala Silbana Cullumilla, impulsora de la presentación de una iniciativa para declarar a Viedma como ciudad “Pro vida”.

“Muchos senadores y también legisladores rionegrinos, están cambiando de postura respecto a la ley, muchos salieron a favor del aborto y hoy están arrepentidos, porque se va notando que la sociedad argentina está a favor de la vida”, interpetó Cullumilla en diálogo con En estos dias.

 

La concejal está identificada abiertamente con el sector del peronismo que conduce Miguel Pichetto. En ese sentido, que quejó porque “el Senador nos tendría que haber escuchado, pero él tiene otra postura y es respetable, como lo es el hecho de que sabiendo mi postura no haya querido interferir en ella”.

En estos días: ¿Que pasará el día después si el proyecto no se aprueba?

Silbana Cullumilla: Habrá que seguir trabajando para que la mujeres sean atendidas como corresponde y que se trabajen las leyes de adopción. El Estado tiene que trabajar en todo y muchas veces se deja llevar por olas, y de hecho el Gobierno nacional largó una bomba y no trabajó como corresponde.

La primera oradora del acto en la capital rionegrina fue la pastora Claudia Zuco, del Centro Cristiano Viedma, quien afirmó ante cientos de personas que “hoy es un dia que se conocerá como el momento en el que surgió un cambio profundo e irreversible en la vida rionegrina. Es un esfuerzo habernos reunido espontáneamente (sic) conducidos por la invisible mano de Dios, con un mismo sentir”.

 

Según Zuco, “hoy nos hemos reunido como verdaderas madres heroínas. Algunas guardaron el delantal para decirle sí a las dos vidas. No estamos por manipulación, estamos por vocación las madres, mujeres que fueron madres en la adolescencia, en la presión social, en el abuso, que se sobrepusieron contra viento y marea”. 

Luego de esta presentación, ingresaron al palco las banderas de Argentina y Río Negro, se entonaron los himnos, y siguió la marcha por la ciudad.