García Larraburu cambió su posición y votará en contra la Ley de legalización del aborto

Lo anunció a través de radio Mitre. Dijo que el proyecto “es malo”, y justificó que “la gente humilde no aborta”, y que “el valor más grande de las mujeres pobres, son sus hijos”.

05/08/2018
Nacional

 

Luego de varias semanas de “introspección” y análisis de sus “convicciones más íntimas”, la senadora por Río Negro, Silvina García Larraburu, resolvió que votará en contra del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La parlamentaria se había mostrado inicialmente a favor del proyecto, pero justificó que los debates de las últimas semanas, así como su propia percepción de lo que “gente” le pedía, inclinaron la balanza por el “no”.

Este cambio, así como los últimos pronunciamiento de algunos senadores de provincias norteñas, pone en serio riesgo la aprobación de la norma, que ya cuenta con media sanción de Diputados.

En diálogo con radio Mitre, García Larraburu apeló a un viejo recursos para argumentar a favor de su decisión: arriesgó que “las mujeres humildes no abortan”, y que en los sectores más pobres de la sociedad “el valor más grande son los hijos”.

Sin aportar ningún dato o estadística que justifique esos dichos, la Senadora explicó que “se inclinó la balanza por todo lo que estoy escuchando y cómo se dio el debate”, y señaló que su decisión se basa en sus “convicciones más íntimas, mi educación”, y lo que percibe “de la realidad”.

Además, dijo, “este debate ha deteriorado mucho más el tejido social”. Y planteó: “Hay que volver a nuestra doctrina; el peronismo no es abortista”.

García Larraburu adjudicó al “duranbarbismo” la decisión del Presidente Mauricio Macri de “instalar este tema, sin ninguna voluntad real de debatir el fondo de la cuestión o de promover el interés de ayudar a las mujeres”.

Último posteo de García Larraburu en Instagram

Es más, dijo que la discusión social y parlamentaria para intentar impedir que el aborto siga ejerciéndose de forma clandestina “tiene que ver con la voluntad de distrer la atención de los temas de fondo”.

Acusó, en ese sentido, la existencia de “intereses económicos foráneos que lo están impulsando y (han) puesto muchos recursos para que se dé este debate, que tampoco tiene que ver con nuestra idioscincracia, ni con nuestro ordenamiento jurídico”.

Los últimos posteos de García Larraburu en las redes sociales son de claro corte religioso: la Virgen María; San Ignacio de Loyola; y una madre amamantando a su hijo, por la Semana de la Lactancia.

Para la senadora, “el debate se desnaturalizó, se vanalizó. El proyecto es malo. La mayoría de los actores involucrados de uno y otro sector coinciden que el proyecto es malo, que no va a resolver la problemática de fondo”.

Y “tampoco viene a ayudar o a trabajar en pos de la gente humilde. La gente pobre, la gente humilde no aborta, hay que decirlo. El valor más grande que se ve en las familias humildes, y en las mujeres fundamentalmente de los sectores más carenciados, son sus hijos”, argumentó.