Análisis con “perspectiva de género” permite seguir la causa sin la víctima de abuso

El ex legislador de Juntos Somos Río Negro, Rubén López, está acusado de abuso. El proceso continuará aunque la víctima desistió del juicio por temor a mayor exposición.

06/08/2018
Cipolletti

 

A Rubén López, hacer rato que las cosas no le salen bien. Primero fue la denuncia pública por violación a una joven, luego las presiones para que renunciara como legislador provincial, más tarde la sentencia a dos años de prisión en suspenso por otra causa de abuso sexual simple contra una trabajadora doméstica, y ahora la aplicación de la “perspectiva de género” para continuar con una causa que se había quedado sin denunciante.

Este lunes se inició el juicio oral y público por la causa de abuso sexual agravado que tiene en el banquillo de los acusados, además de al sindicalista de la fruta, al ex jugador de Boca, Alejandro Abramovich, a quienes se les recrimina haber drogado y violado a una piba de 19 años en la casa del propio López.

Al inicio de la primera audiencia que tiene lugar en los tribunales de la ciudad de Cipolletti, el abogado de la víctima, Pablo Barrionuevo, presentó un escrito de su representada en el que afirmaba que si bien “sostenía la acusación y el relato de los hechos”, no quería seguir con el juicio, en tanto se sentía expuesta. “Asegura que el hecho existió pero que no quiere seguir. Tiene temor a la exposición”, argumentó el abogado.

Fue entonces cuando la defensa de los acusados intentó suspender el proceso, argumentando que el derecho a la defensa y al debido proceso “se ve seriamente afectado”. Pero la maniobra también le salió mal a López, porque la fiscalía -representada por Eugenia Vallejos y Santiago Marquez Gauna-, aseguró contar con las pruebas suficientes para sostener la acusación.

Tribunal que juzga a López

Luego de un cuarto intermedio, los jueces Marcos Burgos, Laura Vitale González y Marcelo Gómez, informaron a las partes que decidieron continuar con el proceso en tanto se entiende que al ser un caso de violencia de género, la amplitud probatoria es mayor que en otros delitos.

“Como no se va a contar con el testimonio de la víctima, hay que analizar lo que ya consta en el expediente y también el contexto de vulnerabilidad en el que se encuentra por toda esta situación”, explicaron fuentes judiciales a En estos días.

La presentación de la joven que habría sido abusada no fue una sorpresa para las partes, en tanto ya había firmado una acta en la Fiscalía pidiendo que no se avanzara en el juicio antes de que se iniciara la feria de invierno.

En el segundo tramo de la audiencia de este lunes declaró, sin la presencia de los imputados, la prima de la denunciante, quien también estuvo la noche del presunto abuso y es una testigo directa del caso.

La joven aseguró que ese día vio a su prima “muy ebria”, que tenía relaciones con un tercer hombre y que escuchó a López decir “dale pendeja, apurate. Tocame”.

Este testimonio es uno de los más importantes de la causa, y sitúa a todos los involucrados en el salón de eventos La Ponderosa, durante la madrugada siguiente de la realización de una reunión de la Peña de Boca que había organizado el ex legislador y donde la víctima había trabajado de mesera.

También durante esta primera jornada se produjo el testimonio del tío de la víctima, y de una médica de la obra social de Camioneros a quien acudió la joven días después de haber sido abusada. Fue esta profesional la que le recomendó realizar la práctica en un Hospital público, con los protocolos que corresponden a un caso de esta naturaleza.

Las audiencias se prolongarán este martes y miércoles. Muchos de los testigos, peritos de parte la mayoría, fueron retirados del listado de declaraciones porque ya no está presente la querella. Entre ellos el psicólogo Claudio Marín, “la vedette” de este caso, quien tiene la matrícula suspendida por haber hecho declaraciones a la prensa sobre la causa que no correspondían con su código profesional.

Si el Tribunal encuentra culpable a López, sea cual sea la condena, este deberá cumplir prisión efectiva por contar con una sentencia anterior en suspenso.