Fracaso en el senado, victoria en las calles

El Senado dijo no a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Pero en las calles de la capital provincial quedó en claro que la lucha continúa.

09/08/2018
Viedma

 

En Viedma y Patagones, diferentes organizaciones feministas y estudiantiles conformaron el Frente Verde, en el marco del debate del proyecto se interrupción voluntaria del embarazo. En el 8 A , fueron las protagonistas, las que vistieron la ciudad de verde, organizaron la marcha multitudinaria y el escenario por el que pasaron artistas de la región.

Sobre ese mismo escenario gritaron con euforia por el aborto legal, seguro y gratuito. Por el derecho a decidir sobres sus cuerpos.

“Nuestros Senadores, hoy no pueden desoír nuestro grito, ahora que en la Comarca existe este Frente Verde, ahora que estamos juntas, no nos pueden desconocer”, dijeron.

 

“Decidir sobre nuestros cuerpos no puede ser nunca un delito. Si no aprueban esta ley, nosotras se los demandarnos todos los días. Las maternidades deben ser elegidas o no deben ser”, plantearon a las 6 de la tarde, cuando aún tenían fe en que el culto no se antepondría a la demanda de un derecho, y la Ley se aprobaría.

Más de mil personas, en su mayoría mujeres muy jóvenes, luego de marchar por las calles céntricas de la capital provincial, siguieron el debate en la Cámara de Senadores a través del televisor que un bar amigo ofreció, al igual que lo hizo el 13 de junio, en la esquina de Belgrano y Laprida, en pleno centro viedmense.

A las tres de la madrugada, cuando se precipitaba el desenlace, el bar seguía repleto. Con cantos, danzas improvisadas, gritos, aplausos o silbidos dependiendo de los argumentos que esgrimía cada senador, se palpitaba el final. Cuando terminó su presentación el último representante de la Cámara Alta, los pañuelos verdes se alzaron.

 

En la televisión y con los argumentos de un niño de escuela primaria, la vicepresidenta explicaba a los 71 senadores presentes en la Cámara, que el voto por el sí era a favor del proyecto (de interrupción voluntaria del embarazo) y el no era en contra (de la ampliación de derechos).

La pantalla se encendió en rojo con la palabra “rechazado”, y en el bar amigo, sólo hubo silencio. Surgieron algunas lágrimas, pero casi sin respiro, también empezó a sonar cumbia a todo volumen.

A pesar de la decepción, las mujeres del Frente Verde saben que aún cuando se perdió la posibilidad de tener la Ley en lo inmediato, se ganaron las calles y que ya nada las detiene.