La Fiesta de la Nieve fue un festival de contrataciones directas

El gobierno municipal volvió a argumentar “urgencia” para evitar licitaciones en la contratación millonaria de servicios. El Tribunal de Contralor ya había advertido en dos oportunidades a Gennuso.

10/08/2018
Bariloche

El 3 de agosto la Secretaría de Turismo, a cargo de Gastón Burlón, envió al órgano de control una nota para informar que realizó contrataciones directas para la 48º Fiesta Nacional de la Nieve. Se justificó afirmando que los fondos externos “no ingresaron con la anticipación necesaria a las arcas municipales, lo que produjo serias demoras al momento de programar las acciones, conseguir cotizaciones, realizar los pedidos de abastecimiento y procedimientos correspondientes”.

Para la contratación de la carpa, “correspondía realizar una licitación privada por los costos de mercado del servicio”, admitió. Sin embargo, argumentaron que “no fue posible llevarla a cabo dada la urgencia en reservar el alquiler de la carpa, tal lo manifestado por los proveedores”. Se requirió en forma directa el servicio a “Montajes Especiales”, por 420 mil pesos del EMPROTUR.

La “Pista de donas” que se instaló en el Centro Cívico, también abonada por el Emprotur, tuvo un costo de 1,7 millones de pesos y se contrató directamente a  “Parthenon Producciones” excusándose en la “urgencia del pago por adelantado”. Mientras que para el circuito de iniciación al snowboard para niños (“Riglet Park”), el fundamento para no realizar el concurso de precios fue “que es un elemento único”. Es decir, no habría más oferentes y se requiere un conocimiento técnico específico en los instructores.

En la misiva, la Secretaría de Turismo aseveró que “los servicios requeridos no se comercializan en Bariloche, lo que dificultó aún más el cumplimiento de los procesos administrativos para su tramitación”.

No es la primera vez que el gobierno municipal apela al argumento de la urgencia para saltearse los procesos administrativos que buscan la transparencia en el manejo de los fondos públicos: hace sólo un mes, el Tribunal de Contralor  advirtió al Intendente, por segunda ocasión, por desembolsos de más de 4,5 millones de pesos. 

El órgano entiende que se está forzando la norma para incluir en esa figura lo que, en realidad, es falta de previsión: “No es más que hacer decir a la norma algo que no dice, convirtiendo a la excepción en regla, situación que este Tribunal debe advertir”, señaló en esa oportunidad  la presidenta del Contralor, Julieta Wallace.

En esta nueva ocasión, se trata de costos estructurales de un evento que está incluido en el cronograma anual, por lo que los procesos administrativos pudieron iniciarse con la antelación necesaria para respetar el procedimiento establecido por la norma.

Estas estrategias para saltearse concursos y licitaciones, permitieron que en la edición 2017 de la Fiesta, se contrate por 166 mil pesos –fragmentando en tres la facturación- a una empresa de seguridad fantasma, que un mes más tarde fue dada de alta en la AFIP con dirección en la vivienda del subsecretario de Desarrollo  Humano, Juan Pablo Ferrari. Esta irregularidad está siendo investigada por el Contralor después de la publicación del hecho en En Estos Días