Barberis miente para defender la contratación de empresa de seguridad fantasma

El Jefe de Gabinete justificó pagos a la firma que prestó servicios al Municipio sin el alta de AFIP y con sede declarada en la casa del Subsecretario de Desarrollo Humano. Mintió sobre la fecha de designación de Ferrari y argumentó que “no está casado”.

14/08/2018
Bariloche

Marcos Barberis (foto José Luis Zamora)

El Jefe de Gabinete brindó este martes una entrevista a Canal 6 para responder a la publicación de En estos días que visibilizó serias irregularidades en la contratación de una empresa de seguridad.

Esa empresa era inexistente al momento de prestar el servicio; fraccionamiento la facturación del evento para evitar un llamado a concurso; y tiene su dirección en el hogar declarado en el Municipio por Juan Pablo Ferrari, Subsecretario de Desarrollo Humano. 

Ante la contundencia de la evidencia, Barberis se limitó argumentar que la empresa está a nombre de “Aguirre, Natalia Alejandra”, con quien el funcionario convive, pero “no están casados”. Luego, añadió un dato falso: “Tampoco en ese momento Ferrari era funcionario, tenía horas cátedra en la Subsecretaría de Deportes, entonces no estaba contradiciendo la ordenanza de Ética Pública”.

Nota relacionadaFuncionario de Gennuso abrió empresa de seguridad y le factura al Municipio

Sin embargo, queda claro que Barberis miente porque la primera designación política de Ferrari fue el 1 de febrero, como “coordinador y asistente general de diversas tareas inherentes al Estacionamiento Medido”, según consigna la Resolución 631-I-2017 de Intendencia. Es decir, seis meses antes de que la empresa de seguridad sea contratada, sin estar habilitada, para custodiar la Fiesta Nacional de la Nieve.

Al igual que en otras oportunidades en las que la comuna realizó contrataciones directas, el funcionario nuevamente argumentó urgencia para explicar que no se haya llamado a concurso, pese a que la Fiesta es parte del cronograma anual de actividades. Y afirmó que las facturas de la empresa atravesaron todas las áreas municipales sin objeciones. Omitió el Jefe de Gabinete que la empresa no podía presentarse a concurso por no estar aún inscripta y las facturas no fueron objetadas porque se emitieron meses después del servicio, cuando ya estaba registrada. 

Más allá del aspecto normativo, Barberis realizó una defensa personal sobre la contratación: “No me parece que está mal, porque en una ciudad tan chica como Bariloche muchos estamos relacionados con diferentes cosas”, convalidó.

Luego, cargó contra la presidenta del Tribunal de Contralor, Julieta Wallace, funcionaria que se hizo eco de la publicación de En estos días e impulsa una investigación al corroborar las irregularidades. “Viene de un grupo de trabajo en el cual hoy tenemos diferentes maletines, diferentes cuadernos, diferentes bolsos y ella piensa que son todos iguales”, argumentó por todo análisis.

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos