Preocupación por folletos fascistas en la Universidad del Comahue

No es la primera vez que sucede, pero esta vez las consignas fueron profusamente distribuidas. En los baños y aulas de la sede Viedma de la Universidad Nacional del Comahue se encontraron panfletos de una organización autodenominada patriótica, con consignas fascistas.

16/08/2018
Viedma

 

“No podremos salir de esta decadencia más que por un enorme resurgimiento moral, enseñando a los hombres a amar, a sacrificarse, a lucha y a morir por un ideal superior”. La frase de Léon Degrelle, oficial de las SS alemanas durante el nazismo y posteriormente condenado a muerte por los crímenes cometidos, nutre el panfleto distribuido en la Universidad Nacional del Comahue.

Firmado por Alerta Naciona, autodenominada “organización patriótica”, los folletos aparecieron en baños y aulas de la casa de altos estudios.

Otro de ellos asegura que el “sistema no puede darnos seguridad” porque “fomenta la inmigración decontrolada” y “ataca los valores religiosos, patrióticos y familiares”.

Además cuestionan la designación de “jueces garantistas”.

 

Más allá de lo básico de las consignas, la aparición de estas expresiones preocupan en la Universidad. “Los folletos tiene una serie de declaraciones que son bastantes preocupantes”, planteó el decano del CURZA, Claudio Menecozi, ante la consulta de En estos días, y relató que algo similar había sucedido el año pasado “pero no con la misma cantidad que aparecieron ahora”.

Detalló que “en su momento hicimos un fuerte repudio, porque las consignas que ahí figuran están bastante reñidas con la vida democrática”.

“Hay una sola autoidentificación, que es con un grupo que se autodenomina Alerta Nacional, que creo incluso tiene personería jurídica”, explicó.

Alerta Nacional es en realidad un órgano de difusión de la agrupación política Bandera Vecinal, de ideología neonazi, dirigida por Alejandro Biondini, quien ha hecho en reiteradas oportunidades apología de una ideología fascista.

 

“Nos preocupan algunas expresiones desde la perspectiva democrática e inclusiva en el que uno está parado, sobre todo porque cuestiona a grupos que trabajan en pos de los Derechos Humanos y también el hecho de que los autores se escudan en prácticas anónimas”, concluyó el decano.

Mientras tanto, el personal de informática de la institución se encuentra revisando las imágenes de las cámaras de seguridad, para tratar de rastrera a las personas responsables de la distribución de los folletos.