# ENDEUDAMIENTO EN DÓLARES

Plan Castello: Por la suba del dólar, Bariloche debe 28,5 millones más en sólo tres meses

Pese a las advertencias, Gennuso recibió 2,5 millones de dólares para obras del Plan Castello. Equivalían a 57,2 millones de pesos. Sólo 3 meses después, sin colocar un solo ladrillo, Bariloche debe 28,5 millones de pesos más y la deuda ya trepa a 86,2 millones.

29/08/2018
Bariloche

Gennuso hace números...

El 17 de julio pasado, el Intendente recibió de manos del Gobernador Alberto Weretilneck los 2,5 millones de dólares -equivalentes a 57,2 millones de pesos- del Plan Castello, luego de aceptar ese financiamiento con una cotización -fijada al 7 de mayo- de 22,30 pesos y una tasa del 7,75 por ciento anual. 

La obra más anunciada por el Gobierno Municipal para promocionar y defender la polémica medida financiera que tomó en un marco de alza de la moneda norteamericana, fue la construcción de un puente de hormigón, doble vía, sobre el arroyo Ñireco. Para su concreción, se destinarán 22,1 millones de pesos. 

La incapacidad del Gobierno Nacional para contener el dólar, que cerró este miércoles a 34,50 pesos, representa una carga de 28,5 millones de pesos sobre las deprimidas arcas municipales, que deberán devolver a partir de 2024. Es decir que, sin registrarse avance alguno en el nuevo puente -que está en proceso de licitación- se añadió a la deuda un monto mayor al necesario para su construcción.

Para dimensionar el compromiso global -que hoy asciende a 86,2 millones de pesos, pero cuyo monto final es una incógnita por la corrida cambiaria-, basta con señalar que la masa salarial el municipio es de 60 millones de pesos, y que desde hace más de un año el Gobierno de Gustavo Gennuso debe acudir al descubierto bancario para cumplir con esta obligación básica. En julio, el rojo fue de casi 10 millones de pesos.

A mediados de julio, Weretilneck entregó los fondos a Bariloche

Para tomar el empréstito, Gennuso contó con el apoyo de su mayoría automática en el Concejo, ampliada por el edil macrista Daniel González. Lo aprobaron sobre tablas, sin análisis en las comisiones.

En soledad, se opuso el Frente para la Victoria. “Ninguna persona hoy se está endeudando en dólares. Si es una irresponsabilidad en lo personal, lo es mucho más si comprometemos al erario público”, criticó en esa sesión el presidente del bloque, Ramón Chiocconi. “Están condenando al Municipio al desastre”, alertó también la concejal Ana Marks.

Por su parte, el edil Daniel Natapof cuestionó al oficialismo: “Tienen mayoría, sacan todo, y aun así no hicieron una sola obra pública. Nosotros no ponemos palos en la rueda, ustedes están moliendo a palos a Bariloche”. Luego, criticó la medida, principalmente por el contexto para el endeudamiento en moneda extranjera.

Pero los cuestionamientos no llegaron sólo desde la oposición: el ex secretario de Hacienda de Gennuso, Ariel Gomis, le advirtió que “no es el momento oportuno para endeudarse en dólares” y le pidió “cautela” para no caer “en situaciones que termina pagando toda la comunidad”.

Lejos de tratarse de una profecía cumplida, la situación macroeconómica imponía la mesura que Bariloche no tuvo ese 10 de mayo, cuando se transformó en el cuarto Municipio de la provincia (junto a tres localidades gobernadas por Cambiemos), que se endeudó en dólares, mientras 19 ciudades rechazaban el costoso convite.