Los vínculos de los Trappa con el macrismo

Los dueños de Vía Bariloche, son empresarios del poder. Su imperio se cimentó sobre la base del vínculo que construyó con los sucesivos gobiernos, desde el menemismo en los años ‘90. Hoy, su cercanía con Mauricio Macri, los hizo acreedores de información privilegiada para lanzar su propia línea aérea y tener un virtual aeropuerto. La primera parte de una nota de Santiago Rey para El Destape.

03/09/2018
Nacional
Santiago Rey

Macri en la empresa Vía Bariloche, en marzo de 2016

El 3 de marzo de 2016, el mandatario visitó Bariloche, se trasladó hasta el empobrecido Alto de la ciudad y, puesta en escena mediante, tomó mate con una vecina del barrio 645 viviendas.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, fue de la partida en esa visita barrial. Al término del encuentro, se acercó a Macri y le presentó a Sebastián Trappa, quien también había viajado a Bariloche.

Macri en Bariloche, el día que conoció personalmente a Sebastián Trappa

El primer contacto incluyó una reprimenda amistosa: Macri le endilgó al empresario la disposición de colectivos para la campaña presidencial de 2015 de su oponente Daniel Scioli. Pero los tiempos cambiaron en diciembre de 2015 y, como empresarios del poder, debían entablar nuevos vínculos.

Tras la presentación de Weretilneck, Macri quedó impresionado por la juventud y éxito del empresario Sebastián Trappa.

Pocos días después, el CEO de Vía Bariloche recibió un llamado y fue convocado a la Casa Rosada. Al ingresar se encontró con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, quien mantiene con los Trappa una estrecha relación: los empresarios compran habitualmente los vehículos de su flota a la concesionaria de la familia del ministro.

Sebastián Trappa logró en ese encuentro con Macri hacerse de información clave sobre lo que sería la política de cielos abiertos del Gobierno nacional, la desregulación de la licitación de las rutas aéreas y el desembarco de las low cost. “Les conviene comenzar a traspasar el negocio de los colectivos a los aviones”, les dijo Macri, palabras más palabras menos, según confiaron a El Destape fuentes que participaron de la reunión.

Tal como hicieron en la década del ‘90 cuando se presentaron a la licitación de las rutas sin colectivos; ahora los Trappa pusieron a su empresa Servicios Aéreos Patagónicos Sociedad Anónima (SAPSA) a la caza de rutas aéreas a pesar de prácticamente no contar con flota propia.

En septiembre del año pasado se presentaron a la audiencia pública y elevaron un pedido para la explotación de 41 rutas, muchas de ellas patagónicas, aunque también en otros puntos del país y el exterior. El 24 de octubre de 2017, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) autorizó 40 de esas rutas, incluyendo Buenos Aires-Frankfurt, Buenos Aires-París y otros puntos en Europa, a pesar que la empresa no cuenta con aviones que tengan la autonomía suficiente para completar esos vuelos. Ahora los Trappa aguardan la confirmación de esa autorización del ministerio de Transporte que conduce Dietrich.

Si la localidad de Cipolletti fue clave en la expansión por las rutas terrestres de la empresa Vía Bariloche, la construcción de un “Polo logístico Multimodal” en el predio de la Base Aérea Mariano Moreno, aparece como central en el proyecto de transformación de la empresa hacia el mercado aerocomercial.

 

Para ello, logró que el Gobierno de Mauricio Macri le ceda, de manera gratuita, la base aérea en Moreno, que incluye un terreno de tres millones de metros cuadrados.

De acuerdo al relevamiento realizado por el diario Página/12, el titular de la Agencia de Bienes del Estado (AABE), Ramón Lanús, “firmó una resolución en la que le entregó el enorme terreno ‘en custodia’ mientras estudia un proyecto para que Vía Bariloche opere desde allí su aerolínea SAPSA”.

El 11 de noviembre de 2017, Sebastián Trappa se reunió con el titular de la Agencia de Bienes del Estado, Ramón Lanús, y le presentó su proyecto de “Polo logístico Multimodal, predio Base Aérea Mariano Moreno”. Este año logró la entrega sin costo del terreno.

Se trata de un proceso similar al realizado por la low cost Fly Bondi, en relación a la utilización del aeródromo de El Palomar. La justificación del regalo macrista a los Trappa es la custodia del terreno ante el “riesgo de una posible intrusión”.

Si el vínculo entre los Trappa y el Gobierno nacional se había iniciado en marzo de 2016, para noviembre del mismo año la relación ya estaba totalmente aceitada. De hecho, SAPSA es ahora contratada por el Gobierno nacional para el vuelo de varios de sus ministros. El caso más conocido es el del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien contrató a la empresa aérea de los Trappa por 172 mil pesos para realizar un viaje a Misiones, el 21 de junio de 2017. Un pasaje en un avión de línea une Buenos Aires con la provincia norteña por unos 3 mil pesos aproximadamente.