“Son unos payasos”

Fue la reacción del legislador Ricardo Arroyo contra los concejales de Bariloche que pidieron formalmente su renuncia por haberse negado a un control de alcoholemia semanas atrás. “Son los mismos que quieren regalar el Catedral a la familia Trappa”, acusó.

06/09/2018
Viedma

(Foto gentileza ADN)

 

Las expresiones del legislador del mono bloque CFK Argentina son consecuencia del ingreso al parlamento provincial del pedido de renuncia a su banca que remitieran los concejales barilochenses de Juntos Somos Bariloche luego de que Arroyo se negara a un control de alcoholemia el pasado 11 de agosto a la madrugada, a la altura del kilómetro 2,3 de la avenida Pioneros.

Días después del episodio, el legislador presentó su descargo ante el Concejo Municipal, donde reconoció la infracción pero a la vez cuestionó la normativa vigente y el intento de secuestro de su vehículo, y reclamó que se habían violado sus derechos.

Explicó que ante la falta le cedió el volante a su esposa –que viajaba con él y se encontraba en condiciones de conducir- y que no obstante los inspectores lo detuvieron “durante una hora”, le retuvieron la documentación e intentaron secuestrarle el vehículo.

Tras un fuerte cruce con los concejales, el presidente del cuerpo, Diego Benítez y el concejal del Pro, Daniel González, le  pidieron la renuncia a su banca, cuestión que formalizaron ante la Legislatura provincial.

“Sufrí una actitud de patoterismo. Que haya cometido una infracción no quiere decir que sea Robledo Puch que no puedo cuestionar una norma. Fui afectado por una norma que está viciada de nulidad”, dijo Arroyo en aquella ocasión.

Este miércoles, conocido el ingreso del pedido de renuncia a la Legislatura, el legislador reaccionó y dijo que los concejales barilochenses  de Juntos Somos Bariloche y el PRO, “son unos payasos”, según consignó el medio Diario Legislativo.

“Son los mismos concejales que votaron para darle 38 años más de concesión del Cerro Catedral a la familia Trappa”, añadió.

Arroyo dijo también que “los concejales están indignados porque cometí una infracción de tránsito e hice valer mis derechos mientras le votan este negocito a pedido de Macri y Weretilneck”.

 

(Imagen Youtube)

Según Arroyo –que no negó haberse resistido al test de alcoholemia- la amplia difusión del tema es parte de “una campaña de desprestigio”, y responsabiliza por esto al gobernador Weretilneck y “sus trolls y los medios con intereses provinciales”.

La semana pasada el legislador intimó además vía Carta Documento al intendente Gustavo Gennuso para que se le restituya el carnet de conducir “secuestrado arbitraria e ilegalmente por agentes de tránsito del municipio”.

“Su administración ha actuado en palpable contradicción con el artículo 13 de la Ley 24.449 el cual versa: 'queda prohibida la retención o demora del conductor, de su vehículo, de la documentación de ambos y/o licencia habilitante por cualquier motivo, salvo casos contemplados por esta ley u ordenada por juez competente'”, imputó Arroyo.

 

El pedido de renuncia de los concejales barilochenses ya se encuentra a consideración de la Legislatura y deberá resolverse en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Legislación General, presidida por la legisladora Tania Lastra, de férrea fidelidad al gobernador Weretilneck.

“En el Parlamento hay legisladores que atienden en los dos lados del mostrador, que se benefician en emprendimientos privados a partir de políticas públicas del gobierno del que son parte, o aprueban leyes para mejorar la situación fiscal de establecimientos privados”, señaló esta mañana Arroyo, en referencia a los legisladores de JSRN Leandro Tozzi y Alejandro Palmieri.

Aunque luego consideró que no cree que sus pares le den entidad al pedido de renuncia.