“Unidad de los trabajadores...”

Las tres centrales sindicales marcharon unidas “contra el hambre” en Bariloche. Unas 2500 personas participaron de la movilización. Críticas a Macri y Weretilneck. “Vamos camino a una gran pueblada en la Patagonia”, dijo Jorge Molina.

08/09/2018
Bariloche

 

“Unidad en la lucha para enfrentar el ajuste, el hambre la entrega y la represión”, decía la bandera que encabezó la multitudinaria marcha de este viernes. Llevaba la firma de una flamante “Intersindical Bariloche”, compuesta por las tres centrales obreras -las dos CTA y la CGT-, más la CTEP, la CCC, organizaciones estudiantiles y otros sectores.

El tono general de la movilización fue la unidad lograda para la organización de la convocatoria, que logró reunir a unas 2500 personas que marcharon desde Moreno y Onelli hasta la sede de la secretaría de Agricultura de la Nación, donde durante los últimos días fueron despedidos más de 20 trabajadores y trabajadoras.

Desde el escenario montado en el lugar, José de la CTEP, recordó que “tomamos todos los Anses del país, para pedir inmediato aumento de Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones, pensiones y planes de empleo”, porque “la pobreza y el hambre se hacen sentir en Bariloche y el país”.

 

En tanto, Luis Cionfrini, titular de la CGT Zona Andina, señaló que en la Argentina “los asalariados no pueden tener para su sustento”, y planteó que “nos metieron a todos en una misma bolsa y nos quieren tirar al río. No vamos a permitirlo”.

Recordó que existe la “amenaza de sacar las asignaciones familiares” pero que la medida no será posible porque “la Patagonia está demostrando que el único camino es la unidad”.

“Como decía Perón -recordó- tenemos un pueblo paciente, pero cuando se enoja va a tronar el escarmiento”.

 

Cionfrini señaló que “la paciencia es un gran valor del pueblo argentino”, y habló de la “paciencia de los rionegrinos frente al peor Gobierno desde el retorno de la democracia”. Se refirió así a la gestión de Alberto Weretilneck, a la que calificó como “mediocre”, y lo llamó “fiel socio local de Mauricio Macri”.

“Ante estas políticas que son muy dolorosas para el sector obrero, el destino común es lograr la unidad para enfrentar estos momentos. A no aflojar. Que no decaiga la esperanza, por la felicidad el pueblo y la grandeza de la patria”, cerró.

En tanto, el titular de la CTA Río Negro y referente del gremio docente, UnTER, Jorge Molina, ejemplificó que la “batucada con todos los bombos juntos” era un símbolo de la unidad de “todos los sectores del campo nacional y popular”.

 

Exigió la libertad de Milagro Sala, “la primera presa política de este Gobierno, por ser mujer de los pueblos originarios. Su único delito es haber formado parte de un Gobierno que hizo algo por la clase trabajadora”,señaló.

Desde el escenario montado en la puerta de la secretaría de Agricultura de la Nación -cuya casa hoy está en alquiler-, Molina refirió que “es jodido perder el laburo, pero más es perder la libertad, y más todavía perder compañeros y compañeros”, y en ese contexto pidió “justicia completa para Santiago Maldonado, para Rafael Nahuel, y para el pibe de 13 años que fue asesinado en el Chaco”.

El dirigente docente también tuvo palabras para el Gobernador Weretilneck: “Él también es un ajustador y para él también comenzó la cuenta regresiva de su Gobierno”, gritó.

 

Pidió al Gobernador y al Intendente Gustavo Gennuso que exijan la “inmediata reincorporación de todos los compañeros y compañeras despedidos. Tienen que venir acá a poner la cara y exigir la inmediata reincorporación”.

Finalmente, planteó que todas las acciones gremiales de los últimos dos meses, son “el camino hacia un paro nacional de todos los sectores”, y llamó a protagonizar una “gran pueblada en la Patagonia, que vuelva a ser la Patagonia rebelde que le diga basta a este Gobierno, basta al ajuste”.