Gennuso volvió a subir el monto para contratar obras sin licitar

La Ordenanza autoriza una actualización anual, pero el Intendente subió por segunda vez en 2018 los límites para contrataciones directas. Recién habrá licitaciones públicas a partir de los 13 millones de pesos. En 3 años amplió los topes un 137 por ciento.

13/09/2018
Bariloche

Al comienzo de la gestión del intendente Gustavo Gennuso, la administración permitía contrataciones directas por 222 mil pesos, correspondiendo convocar a concursos de precios en obras de hasta 1,1 millones de pesos, a licitaciones privadas hasta 5,5 millones de pesos y, a partir de allí, correspondía licitaciones públicas.

En 2016, el Concejo Municipal sancionó la Ordenanza 2753-CM-16, que fija un mecanismo de actualización que toma como variable de ajuste el índice de la Cámara Argentina de la Construcción. “El Departamento Ejecutivo efectuará la actualización de los montos al fin de cada ejercicio fiscal mediante el dictado de la resolución correspondiente”, determinó la norma, dejando implícito que el reajuste es anual.

Sin embargo, en 2018 por primera vez se realizó una segunda elevación de los topes. “Como es de público conocimiento la variación de precios del primer semestre del 2018 ha sido  significativa”, argumentó el Intendente, fijando los nuevos valores para “el segundo semestre”.

A través de la Resolución 2961-I-2018, el jefe comunal autorizó contrataciones directas hasta 525 mil pesos, concursos de precios hasta 2,5 millones y licitaciones privadas con un tope de 13 millones de pesos. Recién cuando la obra tenga un costo superior a ese último monto, corresponderá realizar una licitación pública.

La última actualización había sido en febrero último, por lo que durante 2018 los topes ascendieron un 47,7 por ciento, admitiendo el Ejecutivo una inflación que duplica la recomposición salarial del 20 por ciento concedida a los trabajadores municipales. Desde el inicio de la gestión, los topes se incrementaron en un 137 por ciento.

Aún así, el Tribunal de Contralor debió advertir al menos en dos oportunidades a Gennuso por contrataciones directas realizadas argumentando “urgencia”, que superaron el límite impuesto por la Ordenanza, como el deficiente bacheo de la costanera o la contratación de servicios para la Fiesta de la Nieve. 

Realizó, además, estrategias para saltearse concursos y licitaciones, permitieron que en la edición 2017 de la Fiesta de la Nieve se contrate por 166 mil pesos –fragmentando en tres la facturación- a una empresa de seguridad fantasma, que un mes más tarde fue dada de alta en la AFIP con dirección en la vivienda del subsecretario de Desarrollo  Humano, Juan Pablo Ferrari. Irregularidad que está siendo investigada por el Contralor.