Más críticas a la audiencia pública convocada por la tarifa del transporte

Para la concejal Ana Marks, el Intendente no quiere que la gente se exprese. Advirtió que la norma que regula las audiencias ordena convocar en días y horarios que promuevan la participación. Lamentó el rechazo del oficialismo a los proyectos que buscan garantizar la voz de los usuarios.

19/09/2018
Bariloche

 

Concejal Ana Marks

 

La convocatoria a una Audiencia Pública para un día laboral (miércoles 3 de octubre) y a las 8 de la mañana, donde se debatirá el aumento del boleto a 24,80 pesos solicitado por la empresa Mi Bus, provocó malestar en organizaciones vecinales y usuarios del servicio en general, que se expresaron en ese sentido a través de comunicados de Prensa y en las redes sociales.

Este miércoles, también manifestó su rechazo la concejal del Frente para la Victoria, Ana Marks, para quien esta Audiencia Pública "está pensada para que la ciudadanía no pueda participar y expresarse por temas que la afectan de modo directo, como el precio del transporte y el incumplimiento del contrato por parte de la empresa”. 

Recordó que la Ordenanza que regula esta herramienta de participación ciudadana “determina que el Ejecutivo debe fijar el día y la hora más convenientes para promover y facilitar la participación de la mayor cantidad de vecinos y vecinas”. 

Para la edil, esta medida y el aún desconocido impacto que tendrá en el costo del boleto la eliminación del subsidio nacional al transporte, generaron “malestar social”, acrecentado por “la decisión de la empresa de disminuir las frecuencias de varias líneas de transporte” que la empresa implementó sin autorización la semana pasada.

En este contexto, la concejal entendió que el Gobierno no sólo busca desalentar la participación de los vecinos en la Audiencia, sino que también “se niega a acompañar el proyecto de ordenanza donde propongo incorporar la participación de los usuarios (representantes de organizaciones, el Consejo de Discapacidad, Juntas Vecinales y estudiantes) a la Comisión de Seguimiento del Servicio del Transporte Público”.

Ese proyecto transita infructuosamente la comisión de Tránsito, donde Marks también exige –sin éxito, al igual que la Multisectorial por el Transporte - acceder a la información pública, actas y reuniones de ese espacio que debe controlar el cumplimiento del contrato por parte de Mi Bus.

 

 

 

“Es ineludible para un gobierno garantizar y tomar en cuenta la expresión ciudadana”, señaló Marks, “y esto es lo que debe reflejarse en una audiencia pública. Son herramientas de ejercicio democrático que no podemos permitir que sean vulneradas, que se vacíen de contenido o se transformen en una mera formalidad. En estos tiempos que corren la intención parece ser la de bajarles el precio a las audiencias, despreciarlas. Hay que analizar en todo sentido la experiencia que tuvimos con las audiencias por Catedral”, indicó.

Marks adelantó que volverá a impulsar el proyecto -en debate hace más de un año- procurando evitar “maniobras restrictivas” a la hora de convocar a audiencias públicas. La propuesta –que será reformulada la semana próxima - establece que deben realizarse después de las 17, en espacios accesibles, y garantizar las adecuaciones necesarias para el ejercicio del derecho a participación política de las personas con discapacidad. 

Prevé además la posibilidad de trasladar las audiencias a distintas zonas de la ciudad para acercarlas a grupos de interés, amplía el plazo de la convocatoria y obliga la difusión digital del expediente, además de extender el tiempo de exposición de los oradores inscriptos. Estrategias, todas, para promover la participación ciudadana. “Claramente, no es prioridad de este gobierno”, lamentó.