# APORTANTES TRUCHOS DE GENNUSO

“Aportante” exige que Gennuso de explicaciones en la justicia

Fue su compañera por años en la Fundación Gente Nueva y avaló su candidatura, pero figura como aportante sin haber hecho desembolsos. “No sé si fue locura de poder”, sugirió. Llevó tranquilidad a beneficiarios de programa habitacional que integran el listado. “No somos inocentes”, dijo sobre el origen real de los fondos de campaña.

22/09/2018
Bariloche

Página de Facebook "Aportes Truchos Gennuso"

 

Bibiana Alonso se jubiló el año pasado, después de 22 años de trabajo en el área Tierras de la Fundación Gente Nueva, presidida hasta 2010 por Gustavo Gennuso. “Somos seres políticos y nos gusta cuando un compañero de trabajo viene y te dice ´me firmás el aval, porque me voy a postular´; pero un aval no es un cheque en blanco, es un aliento a la persona”, consideró en diálogo con En Estos Días.

“A Gustavo lo conozco hace muchos años, respeté su trayectoria, pero bueno…”, aludió. Además del vínculo personal, los postulados iniciales de PUEBLO –aliado por entonces del socialismo y un sector del peronismo- sedujeron a Alonso, quien se fue distanciando por el viraje ideológico de la fuerza originalmente vecinalista y hoy parte del andamiaje electoral de Juntos Somos Río Negro. “Todas las veces que consideré que estaba equivocado, como con Catedral, le escribí a título personal”, recordó.

Alonso integra, junto a otras 212 personas, el listado de aportantes apócrifos a la campaña 2015 de Justos Somos Bariloche, en el que –como reveló este medio y ya investiga la justica- un importante grupo fue incorporado de forma apócrifa. En su caso, con 2 mil pesos.

 

 

“Me duele por ambos lados. No sé si fue locura del poder”, interpretó. Desconoce cómo se conformó la lista de aportantes, pero en él se reconocieron “muchos de nosotros que en algún momento dimos un aval o compramos un bono, o nada”.

Ante la investigación de oficio de la Fiscalía, la denuncia del Frente para la Victoria y las presentaciones de personas que figuran como aportantes (en el listado figura incluso una persona fallecida un año antes de la supuesta donación, Mariana Rosental), Alonso afirmó: “Hay que poner blanco sobre negro y que cada uno se haga cargo. PUEBLO tiene que decirle algo a la gente y a los que estamos en la lista”, exigió. Y luego deslizó: “No somos inocentes: tendrán que decir a la justicia por qué tuvieron que usar nuestras identidades para poner valores”.

Al respecto, dimensionó: “Te encontrás en un listado, con plata que no pusiste. El uso de identidad es muy delicado”. Fue una de las firmantes de la carta abierta al Intendente, titulada “La truchada la hiciste vos”. Ese descargo fue rubricado por 11 personas que niegan desembolso alguno, y Alonso admitió que muchos otros se comunicaron pero evitaron polemizar, por los bajos montos que le atribuyen, o por temor a represalias.

De hecho, advirtió que su denuncia seguramente tendrá “costos” en su tarea cotidiana de regularización de tierras, principalmente en Virgen Misionera y El Frutillar. “Voy a tener la entrada vedada a distintos lugares, pero no me hago problema”, desafió. Y llevó tranquilidad a los beneficiarios del programa nacional “Un techo para mi hermano” que quieran denunciar su presencia irregular en el listado, negando la posibilidad de represalias. “Las carpetas se resguardan con mucho cuidado, sólo las vemos dos personas y el seguimiento de los casos lo hago yo en persona”, detalló.

Sobre las insuficientes y endebles respuestas públicas -que se limitaron a definir la irregularidad como un “error” y a ponerse a disposición de la Fiscalía-, aconsejó: “A veces decir ´nos equivocamos´ y dar cuenta, no está mal”. 

Bibiana Alonso reniega del término “aportante trucho”, entendiendo que corre el foco de las responsabilidades. “Nosotros no hicimos nada malo. Somos los perjudicados y lo tienen que enmendar”, requirió. A pesar de la situación a la que se vio expuesta junto a un grupo aún indefinido de falsos donantes, deslindó: “No hay que desacreditar la política. Son los actos de las personas”.