Lejos del confort oficialista

Las apariciones proselitistas de Miguel Pichetto –ahora lanzado como precandidato a presidente-  tienen un lado B. No hay presentación en la que la gente no le reproche al rionegrino su constante colaboración con el gobierno de Cambiemos. Los escraches y el costo de dejar la zona de confort oficialista.

22/09/2018
Nacional

Esta semana el senador rionegrino Miguel Angel Pichetto volvió a pagar el costo de salir a la luz y alejarse de la zona de confort oficialista, que desde hace poco menos de 30 años lo tiene operando para el poder presidencial, gobierne quien gobierne, y fue repudiado en Quilmes, como lo había sido en febrero en Viedma.

El jueves 20 Pichetto asistió a un acto con dirigentes peronistas en el Club El Porvenir, de la ciudad bonaerense de Quilmes, y apenas bajó del auto que lo llevó al lugar se encontró con manifestantes que lo acusaban de “traidor” y de ser "igual a Macri".

El senador, presidente ahora del bloque del PJ no kirchnerista, logró ingresar al club y participar del acto, donde anunció que el próximo 6 de octubre participará de "un gran encuentro" con los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Manzur (Tucumán), para lanzar un espacio político presumiblemente opositor.

(Imagen Youtube)

Estas recriminaciones nacieron meses atrás a raíz de la transición de Pichetto del kirchnerismo (que defendió los 12 años de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández) al antikirchnerismo, lo que incluyó un valioso apoyo a políticas del gobierno de Cambiemos, en las antípodas de la gestión anterior. Actualmente afirma ubicarse en una oposición que apoya la gobernabilidad oficial.

Entre las iniciativas de Cambiemos más polémicas que apoyó Pichetto con su potente capacidad de lobby en el Congreso estuvo la reforma previsional y los recortes a las prestaciones jubilatorias y del Pami, lo que le costó el anterior escrache en Viedma, en febrero pasado.

El senador oriundo de Sierra Grande concurrió a la celebración de los 10 años de la Universidad Nacional de Río Negro (que junto a las demás academias públicas del país también sufren medidas en contra del gobierno nacional), y en esa oportunidad los manifestantes lo increparon por el apoyo al recorte a jubilados y programas sociales.

(Imagen Youtube)

“Saludos de mi abuela, gracias por robar la plata que le robaste y votar como votaste. ¿Cuánto les pagan para echar a la gente como hacen?”, le gritaron, agregando otra crítica a sus posiciones a favor del macrismo: “Acá no tiene licencia social la planta nuclear”, expresaron, contra la propuesta de hacer la cuarta central en su patria chica, Sierra Grande.