Violencia sin fin

Endémicas disputas entre familias se reiteran con frecuencia en el Barrio 2 de Abril. Los vecinos volvieron a denunciar este sábado que la intervención policial, lejos de solucionar el problema, genera más violencia. Dijeron que “les pegan a los pibes que no tienen nada que ver”.

23/09/2018
Bariloche

Comisaría número 42 del barrio 2 de Abril

 

El sábado a mediodía se sumó un nuevo hecho de violencia en el barrio, cuando un grupo de vecinos comenzó a apedrear la vivienda de otra familia. Poco después, según el relato de los testigos, “la policía llegó y empezó a reprimir a cualquiera; les pegaron a los pibes, pero nunca detienen a los que empiezan con todo esto”.

Tras largos minutos de gresca generalizada, dos personas resultaron detenidas, uno es un joven de 19 años que de acuerdo al testimonio de los familiares recibió golpes y maltratos de parte de los uniformados en la comisaría 42. Ambos fueron liberados luego de algunas horas.

Aseguraron que al barrio “lo maneja la banda de un sujeto de unos 40, que tiene a varios chicos menores que andan con él, y se la pasan acosando y pegándoles a los otros pibes”.

Hace dos semanas este medio advirtió sobre la problemática que involucra a menores de edad en serio riesgo.

VerVivir con miedo

“La policía nunca agarra a los responsables, los protege y los deja hacer lo que quieren, y la represión la sufrimos nosotros que no tenemos nada que ver”, contaron.

Denunciaron además que efectivos policiales “se metieron en las casas” y que “abrían la puerta y disparaban para adentro”. Al parecer, durante una de estas intervenciones un joven recibió heridas de postas de goma en las piernas, pero “lo llevaron detenido y le siguieron dando, y nunca llamaron a la ambulancia”.

La situación en el 2 de Abril es conocida desde hace meses por las constantes denuncias de vecinos y organizaciones de Derechos Humanos a la Justicia, sin que nadie hasta el momento haya logrado una intervención efectiva.

La queja generalizada tiene que ver con la actuación de la policía. Los vecinos difundieron fotografías que muestran los daños ocasionados a las viviendas, y de jóvenes lastimados, aseguraron, por la propia fuerza policial, cuya publicación este medio se reserva para preservar sus identidades.

Tampoco hubo hasta el momento algún pronunciamiento de parte de los funcionarios provinciales responsables de garantizar la Seguridad.

 Los vecinos señalaron que han acudido al fiscal Martín Losada, a  la Defensoría del Pueblo, a  Desarrollo Social del municipio y a la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), y han presentado pruebas de la violencia que sufren en el barrio.