Contundente acatamiento al paro nacional

Bariloche sintió hoy el fuerte rechazo a las políticas del Gobierno Nacional que generaron en la ciudad el cierre de 400 comercios y el despido de más de 1.000 trabajadores, expresado en un paro general que tuvo en la ciudad una adhesión que alcanzó el 100% en algunos sectores.

25/09/2018
Bariloche

 

 

Luis Cionfrini, titular de la CGT Zona Andina, dijo a En Estos Días que el mayor acatamiento se produjo en el transporte, donde el gremio UTA informó que hubo un 100 por ciento de adhesión a la medida de fuerza nacional; seguida por el comercio (AEC) y la construcción con un 90% (Uocra); Gastronómicos con el 65%;  docentes privados (Sadop) con el 60%, AFIP el 63%, y el gremio de la Sanidad con el 55%.

“La situación es muy extrema, las políticas del gobierno no sólo perjudican a los asalariados sino que van en contra de los docentes, jubilados, pymes y todos los sectores, menos de los que ganan con la bicicleta financiera”, lamentó Cionfrini.

El líder cegetista regional destacó que “a ningún gremio le gusta tener que tomar estas medidas, pero el gobierno no nos deja otra alternativa y la gente lo entiende”.

 

Luis Cionfrini, CGT Zona Andina

 

También el secretario general de AEC, Wálter Cortés, se refirió a la dificultad de disponer un paro, considerando que “todas las medidas de fuerza son complicadas”, destacando que “hay una realidad bien tangible y el hachazo es para todos, menos para los que ganaron mucha plata en la timba financiera”.

“Los empleados de Comercio tienen que remarcar los precios para después ver cómo sus salarios no alcanzan, están en un 25 a 30 por ciento debajo de la inflación”, sostuvo Cortés, denunciando que en la zona “cerraron 2.000 puestos de trabajo, de los que 1.000 son de Comercio”.

“Es muy grave para todos la situación, e incluso los empresarios sufren las políticas económicas. También el sector productivo y los que más sufren son nuestros vecinos del Alto, con jóvenes desempleados y una emergencia social cada vez más asfixiante”, agregó.

 

Walter Cortés AEC

 

El paro comenzó ayer con un alto acatamiento de docentes, trabajadores y profesionales del hospital, y el sector estatal en general, con sindicatos que están en otras centrales obreras, y alrededor de las 20 del lunes comenzaron a cerrar los supermercados, donde el ausentismo fue notorio.

Los trabajadores del hospital denunciaron que la degradación del Ministerio de Salud a Secretaría implica “una fuerte disminución presupuestaria”, y que hace cuatro meses que el establecimiento no recibe medicamentos ni insumos básicos. “Los enfermos de diálisis no tienen acceso a sus tratamientos, no está asegurada la cobertura de medicación de jubilados y cortaron las vacunas de varias enfermedades”, señalaron.

No se registraron incidentes en la ciudad y las manifestaciones en distintos puntos de la ciudad, con entrega de panfletos y movilizaciones sectoriales, transcurrieron normalmente.

 

Petitorio a Gennuso

La CGT finalizó sus movilizaciones y acciones con la entrega de un petitorio al intendente Gustavo Gennuso, quien no estaba en la Municipalidad –en donde el acatamiento fue total-, por lo que fue recibido por el jefe de Gabinete Marcos Barberis.

El texto reclama a la dirigencia municipal que “tome cartas asunto” y que adopten las medidas necesarias para priorizar la contratación de mano de obra local, poniendo fin al “trabajo golondrina”.

También denunció el cierre de más de de 400 comercios en la ciudad, pidió un estricto control de precios para evitar “incrementos abusivos”, en especial en los alimentos; y que se declare la emergencia social de Bariloche.