La Biblia y la Constitución

Anteponiendo sus creencias religiosas a los derechos constitucionales, la legisladora de Juntos Somos Río Negro, María Liliana Gemignani, se opuso a las leyes de identidad de género y a la de cupo trans,  sancionada esta semana en la Legislatura.

26/09/2018
Viedma

 

 

La ley de cupo trans en la provincia, fue aprobada por mayoría  este lunes en la Legislatura rionegrina, con un único voto en contra: de la legisladora María Liliana Gemignani (JSRN), una referente del conservadurismo religioso  en el oficialismo.

Gemignani se considera una “representante política” de las iglesias evangelistas de Las Grutas (de donde es oriunda) y asegura que, si bien no pretende discriminar, no considera que la comunidad LGTB esté estigmatizada ni que las elecciones sobre la identidad de género  “habiliten tener un privilegio para entrar a trabajar”.

En declaraciones al programa radial Nada Personal, que se emite en Viedma por Radio Uno, Gemignani rechazó la Ley, y se extendió en sus consideraciones. Aseveró, entre otras revelaciones, que “el sector trans no es maltratado y yo creo que hay otros sectores que si lo son”, haciendo referencia a personas con situaciones de obesidad “que les cuesta mucho conseguir trabajo”.

María Liliana Gemignani fue una de las legisladoras de Juntos Somos Río Negro que se opuso fervientemente a la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Junto a sus pares de bloque, Norma Coronel, Silvia Paz,  Elsa Inchasendague y Tania Lastra, redactaron incluso un proyecto para  declarar a Río Negro provincia “pro vida”, en caso de que la Cámara de Senadores diera la media sanción restante a la norma.

En este punto Gemignani se topó también con la cerrada negativa de su partido a acompañarla en un planteo al que la mayoría consideró “regresivo”.

Curiosamente, Gemignani fue la única en oponerse a la ley de cupo trans que tiene entre sus autores, a Tania Lastra. Esto le generó recriminaciones de parte de su propio bloque, a su juicio “sobredimensionadas” por el periodismo.

Gemignani vuelca sus convicciones religiosas al momento de legislar, “represento a un sector de la sociedad”, asegura en referencia al rol pastoral que desempeña en su comunidad. La legisladora aclara además que no discrimina a las personas “pero la base de nuestra fe es la biblia y habla de dos géneros, creemos que es así, después cada uno decide lo que quiere”, finalmente autoriza.

El proyecto de cupo trans demandó dos años hasta que finalmente llegó para su consideración al recinto legislativo. Este lunes obtuvo mayoría en primera vuelta y se espera que suceda lo mismo en la segunda, aunque el verdadero desafío social será el de su aplicación.