Martini: “Se perdieron 2 mil puestos de trabajo en los comercios de Bariloche”

La ex intendenta de Bariloche calificó como “devastador” el impacto de las políticas nacionales en la región. Advirtió que el nuevo acuerdo con el FMI “acelerará el desguace del Estado y de la matriz productiva, profundizando la caída del empleo”.

01/10/2018
Bariloche

 

“Sólo la unidad y solidaridad entre los trabajadores, la activa reivindicación de las centrales obreras, la responsabilidad de la oposición y de los dirigentes en la generación de una alternativa, podrán detener la destrucción de puestos de trabajo registrados”, señaló María Eugenia Martini, ante el incremento del desempleo y los 800 mil argentinos que en el último semestre cayeron en la pobreza.

Advirtió además que estos datos aún no reflejan “las turbulencias de los últimos meses” –como declaró el Presidente Mauricio Macri-, sino las consecuencias de las políticas públicas neoliberales de ajuste y desregulación del mercado “impulsadas desde la Casa Rosada, con la anuencia de gobernadores como Alberto Weretilneck, que no solo las ha acompañado, sino que además ya anunció que acompañará el presupuesto nacional dictado por el FMI”.

La ex intendenta recordó que el último informe del ex Ministerio de Trabajo, en la comparación interanual a junio pasado, registró la profundización de la pérdida de puestos laborales en todo el país.

“En Río Negro, el relevamiento que hace el INDEC corresponde al conglomerado Viedma -Carmen de Patagones, donde la cifra de desocupación es del 5,2%, eso significa casi 2.000 personas sin trabajo, y es la más alta en los últimos siete años”, señaló.

Según las estadísticas del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en agosto se registraron más de 300 despidos por cada día hábil del mes, el doble del mismo período de 2017, siendo la industria la principal damnificada.

“No existen relevamientos oficiales en Bariloche”, lamentó Martini, “pero la Asociación Empleados de Comercio dice haber contabilizado el cierre de 400 locales y la pérdida de cerca de 2 mil puestos de trabajo; esas son cifras tremendas”.

Evaluó que las consecuencias de los tarifazos, del recorte en la inversión pública, de los despidos en el Estado, de la apertura de las importaciones y la caída del consumo por la pérdida de poder adquisitivo, son devastadoras.

“Cuando uno humaniza estas estadísticas, toma real dimensión de la problemática: hoy hay 112 comiendo en el basural. Eso es algo que no podemos admitir”, dijo Martini.

Trabajadora social de profesión, la dirigente señaló que el fortalecimiento de los programas asistenciales para la emergencia social es indispensable, pero advirtió que “no puede ser la única estrategia: el gobierno debe generar las condiciones propicias para la generación de empleo”.