Trabajadores sociales denuncian maltrato en el Consejo Provincial de la Mujer

Aseguran que los empleados del organismo sufren maltratos personales y laborales. Y que algunos de ellos prefieren irse, lo cual genera complicaciones en el abordaje de las situaciones que deben tratar.

05/10/2018
Viedma

Laura Azanza, titular del Consejo Provincial de la Mujer

El denominado colectivo de Trabajadores Sociales de la ciudad de Viedma, elevaron una nota a diferentes responsables de organismos nacionales y provinciales denunciando maltrato y persecución hacia los empleados del Consejo Provincial de la Mujer, conducido por Laura Azanza.

Con 62 firmas, la nota presentada da cuenta de maltratos “con el menoscabo constante” de la tarea “profesional, injurias, amenazas constante de pérdida de estabilidad laboral, prohibición de tratos entre compañeros, modificación arbitraria de las condiciones de trabajo”.

Además, en la misiva, los firmantes marcan contradicciones en el hecho de que el Consejo fue creado para brindar asistencia a personas en situación de extrema vulnerabilidad por razones de violencia, y al mismo tiempo violenta a los mismos profesionales que en él se desempeñan. Explicaron que como consecuencia de estos hechos, los equipos interdisciplinarios “pierden estabilidad” porque muchos profesionales eligen irse.

 

“Quienes deben trabajar en la prevención de situaciones violentas, sufren malos tratos que surgen a partir del estado anímico de quienes conducen el organismo”, denunciaron los Trabajadores Sociales y agregaron que los adicionales de sueldo se usan como sistema de premios y castigos. Concluyen asegurando que “los profesionales de distintas disciplinas quedan sujetos a los modos absurdos de quien preside el organismo”, por la titular del Consejo, Laura Azanza.

La carta fue enviada a los ministerios de Salud, Desarrollo Social de la provincia; SENAF, Secretaría de Trabajo, pero también a Desarrollo Social de la Nación, Consejo Municipal de la Mujer, Secretaría de Derechos Humanos y todos los bloques legislativos, incluido el oficialista, que está integrado por la legisladora Graciela Valdebenito, madre de la titular del Consejo Provincial de la Mujer.

No es la primera vez que se denuncia a este organismo por situaciones de arbitrariedad y maltrato hacia el personal. Inclusive el año pasado, surgió que uno de los funcionarios de mayor jerarquía, Gabriel Medina, tenía una denuncia por violencia de género contra su pareja.