Gennuso pagó más de 3 millones por una obra que no se ejecutó

Se trata de la esperada red de gas para Villa Lago Gutiérrez. La obra se adjudicó hace 3 años y no se registran avances, pese al millonario anticipo. Indignación de vecinos porque el Gobierno evalúa rescindir el contrato. Concejal oficialista se suma al pedido de explicaciones.

06/10/2018
Bariloche

 

Vecinos de Villa Lago Gutiérrez se presentaron este viernes en la comisión de Obras del Concejo, para expresar preocupación por las dilaciones, pese a que el Municipio ya pagó unos 3,4 millones de pesos, “equivalente al 32 por ciento del contrato” a la empresa SERGAS. Alertaron que, sin respuestas formales a las notas enviadas al Intendente, el Secretario de Obras Públicas, Alfredo Milano, les admitió que analizan rescindir el contrato, argumentando problemas con las mensuras del barrio, pero sin brindar precisiones.

El proyecto fue priorizado por los vecinos de la zona, en el marco del Presupuesto Participativo 2007, y desde entonces se encuentra pendiente de ejecución. Cajoneado en algún escritorio durante años, la obra volvió a tomar impulso durante la gestión de María Eugenia Martini, quien a través de la Ordenanza N° 2512-CM-14 la declaró de utilidad pública y pago obligatorio, por lo que la comuna financiaría la ejecución aunque el pago finalmente lo afrontarían los beneficiarios, en cuotas.

 

En 2014, Martini convocó a una Licitación Privada y luego a una Licitación Pública. Pero ambas quedaron desiertas. Agotadas esas instancias, en noviembre de 2015, adjudicó la ejecución de la obra de red de gas natural del Barrio Villa Gutiérrez a la firma SERGAS por 8,5 millones de pesos. La Resolución de Intendencia establecía un anticipo financiero del 30 por ciento para el inicio de los trabajos.

Los primeros 2.548.533 pesos, en concepto de anticipo, la empresa los facturó el 13 de septiembre de 2016 (Fra 003-00000100), ya durante la gestión de Gustavo Gennuso. Según informó el Ingeniero y vecino de Lago Gutiérrez, Alberto Carini, por mora y actualización, la comuna debió abonarle otros 700.263 pesos a SERGAS.

 

A pesar de la millonaria inversión, el acta de medición N°1 -firmada por Milano, técnicos municipales y Federico Cavagliatto, representante de SERGAS-, confirma que al 18 de octubre del 2017, a prácticamente a dos años de adjudicada la obra, el avance era nulo en todos los ítems, salvo en el amojonamiento, por el que la Municipalidad abonó otra factura, por 180.914 pesos, el 19 de abril de 2018.

 

En ese momento, el plazo de obra ya estaba establecido en 120 días. Pero los vecinos denunciaron que el gobierno “en los últimos 3 años no avanzó en nada”, a pesar del contrato firmado y desembolsos del Municipio por 3.429.710 pesos. Las demoras -advirtieron- acarrearán indefectiblemente nuevos aumentos en el costo, dado los altos índices inflacionarios.

Vecinos en el Concejo

El malestar se basa en la posibilidad cierta de ver frustrado, nuevamente, el acceso a este insumo básico para la zona. Con el gasoducto cordillerano a las puertas de la ciudad, las familias se niegan a que el expediente vuelva -una vez más- a foja cero. Cuestionaron, además, que si el Intendente pretendía rescindir el contrato, debió hacerlo sin costo dentro de los 6 meses de Emergencia Económica que declaró al asumir, evitando los millonarios desembolsos.

Lejos de esgrimir una defensa de la actuación del Gobierno, la concejal oficialista que preside la comisión, Viviana Gelain, ofreció a los vecinos convocar a Milano y al Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, para que el próximo viernes brinden las explicaciones correspondientes. También invitará a representantes de Camuzzi.

Gelaín convocará a Milano y Barberis