# ¿QUIÉN MATÓ A SERGIO CÁRDENAS Y NICOLÁS CARRASCO?

Ocho años después, el Estado en el banquillo

A primera hora de este lunes comenzó la instancia oral y pública de los juicios por los crímenes de Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas, a manos de la policía de Río Negro, durante la represión de junio de 2010.

08/10/2018
Bariloche

(Foto Alejandra Bartoliche)

El hecho de que por primera vez deba comparecer una cúpula de la policía provincial, después de ocho años de cometidos los crímenes, es sin lugar a dudas, el dato distintivo que tendrán estas jornadas, que continuarán hasta el próximo 24 de octubre.

Además de los máximos responsables de la fuerza, el exjefe de la Policía de Río Negro, comisario retirado Jorge Villanova, y el extitular de la Unidad Regional Tercera de Bariloche, comisario Argentino Hermosa, comparecerá el entonces secretario de Seguridad y Justicia de la provincia, Víctor Cufré.

Ninguno de los tres está acusado de haber efectuado los disparos que terminaron con las vidas de los jóvenes en el Alto de Bariloche, pero sí de haber actuado con negligencia y no haber cumplido con los protocolos de la fuerza para estos casos. Sin más, la represión fue feroz e indiscriminada, y los uniformados utilizaron balas de plomo contra la multitud, en su mayoría adolescentes.

(foto Alejandra Bartoliche)

Quienes sí fueron individualizados por los informes periciales son los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo, que serán juzgados por el delito de “homicidio en riña” de  Sergio Cárdenas. Mientras que los comisarios Fidel Veroiza y Jorge Carrizo resultaron imputados por homicidio culposo.

La comisaría 28, entonces ubicada en Onelli y Pablo Mange tenía ya su propio prontuario. Foco de protestas frecuentes de los vecinos a raíz de múltiples episodios de abuso por parte de la fuerza policial, alcanzó el máximo tolerable cuando el policía Sergio Colombil (único condenado a 20 años de prisión), asesinó en horas de la madrugada y de un disparo en la nuca a Diego Bonefoi, de 15 años.

Conocido el hecho, nada pudo evitar la reacción de la gente, que inició precisamente a las puertas de la comisaría.

Durante la represión brutal, cerca de las cinco de la tarde del 17 de junio, en el barrio Sara María Furman, la policía mató a otros dos muchachos, Nicolás Carrasco, de 16, y Sergio Cárdenas, de 29, quien además no participaba de la protesta.

(Foto Alejandra Bartoliche)

Ni los jefes policiales, responsables del operativo, ni el Gobernador de la provincia, Miguel Saiz –que en ese momento se encontraba en El Bolsón, pero que no podía desconocer lo que estaba ocurriendo en Bariloche- ni el ministro de Gobierno, Diego Larreguy, que sí se encontraba en la ciudad pero que no obstante se ausentó, tomaron cartas en el asunto ni se ocuparon efectivamente de detener lo que para esas horas era una suerte de cacería desatada en los barrios.

Por ese motivo deberán comparecer Saiz y Larreguy, como testigos, durante las audiencias a las que también está citado el ex intendente Marcelo Cascón.

Las más de 1.000 fotografías y abundantes filmaciones aportadas por vecinos y familiares de las víctimas configuran el grueso de las pruebas que los fiscales Martín Lozada y Eduardo Fernández presentarán para la acusación.

“Fue una larga lucha hasta conseguir por fin tenerlos sentados en el banquillo de los acusados”, señaló Karina Riquelme, viuda de Sergio Cárdenas, madre de dos niños, que cuando ocurrieron los hechos tenían 1 y 5 años.

“No fue fácil llegar hasta acá. Mis sensaciones son encontradas; no sé cómo explicarlo”, dijo Karina, “hicimos tanto para llegar hasta este día, durante tantos años, que ahora verlos sentados ahí, a los que me arruinaron la vida, a los que mataron a mi marido, a los que me dejaron sin familia, sin esos sueños, va a ser muy duro, pero a la vez un alivio, como si me sacara una gran mochila”.

Tres días después de los asesinatos en los barrios, una movilización coordinada a través de mensajes por celular, atribuida a la Cámara de Comercio de Bariloche, recorrió las calles del centro en apoyo a la policía y a la represión que culminó con tres muertos.

Los manifestantes gritaban “Polis sí, chorros no”, “No se va, la poli no se va”, y “que vuelva la 28”, e insultaban a los familiares de las víctimas que en ese momento se encontraban reunidos en la sala de Prensa de la municipalidad.

Las causas de Cárdenas y de Carrasco llegaron hasta esta instancia principalmente por el empuje de los familiares, acompañados por los organismos de Derechos Humanos, que debieron sortear las constantes dilaciones judiciales, y las trabas del poder político que, -algo que ya es un clásico- intentó presentar los hechos como un enfrentamiento.

 

La Cámara que juzgará a los policías está integrada por el Juez penal Marcelo Barrutia -presidente-, el Camarista Civil Emilio Riat, y el Camarista Laboral Juan Lagomarsino.

Se espera una concentración de la Multisectorial contra la Represión Policial y organismos de Derechos Humanos, aunque informalmente se dejó entrever que la seguridad montaría un vallado a dos cuadras de los Tribunales.