La inflación golpea al Plan Castello

Bariloche tomó endeudamiento en dólares en plena corrida cambiaria para obras y equipamiento que ahora no puede adquirir por la devaluación. Varias licitaciones quedaron desiertas y se canceló la compra de equipamiento.

24/10/2018
Bariloche

Devaluado cheque del Plan Castello para Bariloche (foto archivo)

Este martes, el intendente Gustavo Gennuso dejó sin efecto la adquisición de tres utilitarios que eran parte del equipamiento que la comuna iba a adquirir con los fondos no reintegrables del Plan Castello.

Primero llamó a Licitación por 1,2 millones de pesos y terminó autorizando una contratación directa al único oferente (PUELO), por 1,5 millones. Para evitar otra licitación, argumentó que “la demora en un nuevo llamado acarrearía un perjuicio al erario Municipal”, ya que “se ha transitado por un período de fuerte devaluación, con el correlato automático del aumento notable en los precios de los bienes”. 

Pero la suba de precios tiene mayor celeridad que los actos administrativos, por lo que este martes el Intendente dejó sin efecto la compra. “La volatilidad del mercado y el aumento constante de los precios, hacen que el Municipio no puedan  adquirir dichos utilitarios”, sentenció, considerando variables que no sopesó al aceptar el crédito de 2,5 millones de dólares, dentro de un proceso devaluatorio. El endeudamiento, entonces equivalía a 57 millones de pesos. Actualmente, a 94 millones de pesos.

El crédito se aprobó el 10 de mayo y el gobernador Alberto Weretilneck anunció el 17 de julio la transferencia de unos 65 millones de pesos a las arcas municipales. Desde entonces, sólo pudo adjudicarse la compra a Grúas San Blas de una minicargadora, por más de 5 millones de pesos. Esto es, 600 mil pesos por encima del presupuesto oficial. 

La obra de refuncionalización del cementerio se fraccionó en tres concursos de precios. El primero por la morgue y sanitarios (650 mil pesos), otro por el comedor (717 mil pesos) y el restante por pavimento (825 mil pesos). Los dos primeros, quedaron desiertos y debieron realizar nuevos llamados. Los sobres de las tres compulsas se abrirán antes de fin de mes, con probabilidades de éxito inciertas,  ya que se mantienen los presupuestos fijados en abril.

También quedó desierta la licitación para la repavimentación de Los Ñires, entre Moreno y Colonia, ya que la firma Codistel, única oferente, pretendió un 30 por ciento más del presupuesto oficial, fijado en 3 millones de pesos. Y no se realizó una nueva convocatoria.

Se le preadjudicó a esa empresa, en cambio, la construcción del puente sobre el arroyo Ñireco, por la que cotizó 22,6 millones de pesos; 1,5 millones más de los recursos asignados oficialmente a la convocatoria. También en este caso, ofertó sin competencia.

Proyecto de puente sobre el Ñireco

Resta la oficialización de esa adjudicación y conocer la resolución de las compulsas para la compra de un tractor con cabina y desmalezadora (1,9 millones de pesos) y para la pavimentación y pluviales de la calle Namuncurá, entre Bailey Willis y Colonia (6.5 millones de pesos). 

Las cotizaciones de obras y equipamiento fueron realizadas en abril, con un dólar que rondaba los 20.50 pesos. Actualmente, oscila en 37,50 y el relevamiento de expectativas del mercado -realizado por el Banco Central- pronostica una inflación de 44,8% acumulada en 2018. A más de 5 meses de su aprobación, el endeudamiento en dólares del Plan Castello, por las esperables consecuencias de la devaluación, cuenta más pendientes que concreciones.