Aumento del boleto: un golpe directo al bolsillo de los trabajadores

Gennuso autorizó en menos de 3 años más de 237 por ciento de aumento en la tarifa de transporte, muy por encima de los acuerdos paritarios. Un salario mínimo, vital y móvil alcanza para pagar la mitad de los viajes que en 2014. Es la capacidad de compra más baja de la década. Cuánto incrementó cada intendente.

31/10/2018
Bariloche

La decisión del jefe comunal de avanzar -pese al unánime rechazo en la Audiencia Pública-, con un nuevo incremento escalonado de la tarifa de Mi Bus, generó malestar e indignación entre los usuarios, que deberán destinar un 42 por ciento más al transporte, de un presupuesto familiar ya vapuleado por la inflación y los tarifazos. 

En los últimos 12 años, mientras el salario mínimo, vital y móvil (SMVyM) nacional (sin el coeficiente por zona) subió un 1.387 por ciento, el costo del boleto en Bariloche lo hizo un 1.977 por ciento, contando el que comenzará a regir a partir del 1 de enero de 2019 y que llevará el viaje a 27 pesos. 

Marcelo Cascón recibió una tarifa de 1,30 pesos y la dejó en 2,25 (73 por ciento de aumento), mientras que en el mismo período el salario subió un 142 por ciento. En su único año de gestión, el destituido Omar Goye otorgó tarifa por un 53 por ciento (de 2,25 a 3,45 pesos) y el SMVyM creció la mitad: un 25 por ciento. 

Los aumentos concedidos por María Eugenia Martini acompañaron la suba del salario (132 y 143 por ciento, respectivamente): el transporte pasó de 3,45 a 8 pesos, y el SMVyM de 2670 a 5588 pesos. 

Durante estas cuatro intendencias, un barilochense que se trasladaba en colectivo cinco días por semana (40 viajes mensuales), destinaba el 5,2 por ciento  de un SMVyM al transporte, en promedio. El 1 de enero próximo, necesitará del 9,5 por ciento. Prácticamente el doble.

Ese desfasaje implica, en la práctica, una mayor carga en el presupuesto familiar de los usuarios, disparándose exponencialmente en los últimos 3 años. De hecho, la capacidad de compra de pasajes es, actualmente, la más baja de la última década. 

Hasta 2015, un SMVyM alcanzaba para adquirir entre 700 y 870 boletos. Desde 2016 la caída es abrupta y con los últimos aumentos autorizados por Gennuso, sólo rendirá 418 pasajes. Cifra que contrasta con los 827 que se podía adquirir hace sólo 4 años.

La “fórmula polinómica” utilizada por el gobierno para el cálculo del boleto es matemática y desconoce el contexto social en la cual se aplica: busca garantizar el margen de ganancia de la empresa prestadora del servicio, sin contemplar el salario del trabajador, al que no se le aplica una herramienta similar para evitar la pérdida de poder adquisitivo en los acuerdos paritarios.

Se cargan todos los costos declarados por la empresa (y de compleja contrastación), los pasajeros transportados, el margen de ganancia del prestador y el valor de reposición de unidades, entre otras variables. 

Los vecinos no tienen acceso a esa información, que se analiza en una comisión sin representación de los usuarios. Y poco parece importar a las autoridades su rechazo en las Audiencia Públicas, transformadas últimamente en meros actos administrativos y espacios de catarsis ante decisiones ya tomadas.

 

Intendente

Último aumento

SMVyM

Cantidad de boletos por SMVyM

Impacto de 40 boletos

6/3/2006

Icare

$ 1,30

$ 760

585

6,80%

 

1/2/2011

Cascón

$ 2,25

$ 1.840

818

4,90%

 

1/8/2012

Goye

$ 3,45

$ 2.670

774

5,20%

 

9/10/2015

Martini

$ 8

$ 5.588

699

5,70%

 

1/1/2019

Gennuso

$ 27

$ 11.300

419

9,50%

 

 

 

Boleto

SMVyM

6/3/2006

1,3

760

24/9/2008

1,6

1200

12/5/2009

1,75

1400

6/12/2010

2

1740

1/2/2011

2,25

1840

1/5/2012

3

2300

1/8/2012

3,45

2670

13/2/2014

4,35

3600

30/9/2014

6

4400

9/10/2015

8

5588

5/5/2016

10,2

6810

26/10/2016

12,8

7560

1/7/2017

14,71

8860

1/9/2017

16,44

8860

9/4/2018

19

9500

30/10/2018

23

10700

1/1/2019

27

11300