Tras la muerte de Julieta, ahora la Justicia apura el nuevo juicio por Atahualpa

El Tribunal quiere realizar las audiencias antes de la feria, pero aún no están los resultados de una pericia clave. A mediados de noviembre se definiría la fecha.

03/11/2018
Viedma

(Foto Pablo Leguizamón)

A menos de una semana de la muerte de Julieta Vinaya, el Tribunal de Juicio que tiene a su cargo la nueva causa por el asesinato de Atahualpa Martínez, solicitó a la Oficina Judicial que fije una audiencia preparatoria. En esa Instancia se podría decidir sobre la fecha de inicio del debate oral y público, que posiblemente se realice en diciembre.

Inicialmente, Carlos Mussi, quien preside el Tribunal -integrado además por Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde- había fijado audiencia para el próximo miércoles 7 de noviembre, pero por pedido de las partes decidió postergarlo por lo menos una semana más.

Durante la audiencia de preparación se realiza un análisis -por parte de los integrantes del Tribunal, querella y defensa-, de las pruebas a disposición como así también de la ponderación de los testigos que finalmente serán parte del proceso oral y público. Una de las pruebas fundamentales para resolver la realización del nuevo juicio, es el peritaje de ADN sobre la campera del joven, que está siendo analizada en laboratorios de Bariloche y cuya fecha límite de presentación está por cumplirse.

 

En ese sentido, la semana pasada, se le extrajo sangre a uno de los imputados para realizar el cotejo de ADN.

El pedido de audiencia -que también será pública- por parte del Tribunal de Juicio, se oficializó a menos de una semana de la partida física de Julieta Vinaya, la mamá de Atahualpa, quien murió pidiendo a la Justicia rionegrina que esclarezca el crimen de su hijo.

Nota relacionada: Adiós a una imprescindible

Luego de su funeral, la caravana que trasladaba el cuerpo de Julieta hizo un alto en las puertas del edificio donde funciona el Poder Judicial rionegrino, para volver ante “tanta impunidad” y para despedirla frente a la gigantografía con los ojos de Atahualpa, símbolo de interpelación y lucha.

Con la muerte de Julieta, la familia debe volver a constituir querella. Para eso, deberá presentarse algún familiar directo del joven, que cuenta con la representación letrada de Julia Mosquera y el ex juez Favio Igoldi.