“La deuda externa es una estrategia de dominación”

En Viedma, el economista, investigador, y docente Andrés Asiain explicó que el próximo Presidente tendrá mínima margen de maniobra para la definición de políticas, y estará atado a un nuevo acuerdo con el FMI. Presentaron un índice de precios de la canasta básica para Viedma-Patagones.

06/11/2018
Viedma

 

Asiain llegó a la capital rionegrina para presentar oficialmente un índice de precios al consumidor, elaborado en conjunto con el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) que dirige, la UNRN y las organizaciones de trabajadores nucleados en la CTA y la CGT.

En ese marco, Asiain brindó una charla para unas 200 personas, durante la cual, partiendo de indicadores económicos micros, concluyó que el endeudamiento asumido por el Gobierno de Mauricio Macri responde a una estrategia de poder del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Estamos en un proceso en donde transformamos la deuda con bonistas privados en una deuda con el FMI. Es un proceso de estatización del acreedor”, dijo el economista y resaltó que eso obedece a estrategias geopolíticas: “No es lo mismo deberle a una serie de bonistas que tener del otro lado del mostrador a los presidentes de EEUU, Alemania, Francia, China, las grandes potencias que componen el directorio”, explicó. 

 

Desde ese lugar, aseguró que “Argentina ya no maneja su política económica” y puso como ejemplo la salida abrupta de la Presidencia del Banco Central (BCRA) “del Messi de las finanzas”, Luis Caputo, quien “cuando el dólar llegó a los 40 pesos, intervino directamente el BCRA. Como el FMI había prohibido ese tipo de acciones, lo echaron por desobedecer”.

Asiain, vaticinó un panorama oscuro para quien sea el próximo Presidente de la Nación, porque se encontrará con un país lleno de deudas y al borde del default. “Con el préstamo renegociado (con el FMI), (Argentina recibirá) más o menos unos 57 mil millones de  dólares, de los cuales 50 mil son para el Gobierno de Macri y el que asume el próximo mandato, le quedan dos puchitos y todos los vencimientos”.

El economista planteó que esa situación es producto de una “estrategia en términos políticos”, ya que “el próximo Presidente que asuma estará en un límite, cae en el default a menos que llegue a un nuevo acuerdo con el FMI”.

“Las potencias quieren tener una injerencia directa en las políticas argentinas, gane quien gane, y por eso no les importa mucho (el resultado de) las próximas elecciones”, detalló.

 

En el marco de la presentación de Asiain en la capital provincial, los gremios y entidades sociales que participaron dieron a conocer un índice de inflación propio a partir del relevamiento de la canasta básica alimentaria, realizado por los dirigentes sindicales en cinco supermercados de Viedma y Patagones.

El trabajo -iniciativa del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortíz (CESO), que dirige Asiain- es llevado adelante por el Centro de Estudios Ambientales desde la Norpatagonia de la Universidad Nacional de Río Negro (CEANPa), y participan el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Río Negro (SITRAJUR), la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC), la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA de los Trabajadores) y la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Río Negro (ADURN).

Ese trabajo arrojó como resultado que una familia tipo en la Comarca Viedma–Patagones necesita entre 40 y 41 mil pesos mensuales para llegar a cubrir la canasta básica.

Asiain, señaló que se trata de un estudio “de un índice de precios alimentarios, la construcción de la canasta básica alimentaria, que es la que se considera debe tener una persona o una familia para no ser indigente, o sea, lo mínimo para alimentarse en la región Patagonia”.

Destacó que el relevamiento “da un margen de costo de los alimentos de un 20, 21 por ciento superior en la región patagónica de lo que es Buenos Aires, eso era esperable” e indicó que “se construye la canasta básica total, que es el indicador de lo que necesita una familia para no ser pobre, es el primer dato y luego, en los meses subsiguientes vamos a poder contar con un indicador de inflación de alimentos, sobre los precios de los supermercados relevados en las grandes cadenas”.