Suspenden a alumnos de la UNRN por “desobedientes”

En una medida inédita, el rector de la Universidad Nacional de Río Negro, Juan Carlos Del Bello, decidió suspender y sumariar a los alumnos que participan de la toma pacífica de la sede de General Roca. Además, elogió el Presupuesto universitario

14/11/2018
General Roca

Doce estudiantes que participaron de la ocupación del vicerrectorado de la sede Alto Valle de la UNRN -en General Roca- fueron sancionados por las autoridades universitarias, con suspensiones e inicio de sumarios.

La medida fue dispuesta por el Rector Juan Carlos Del Bello y comunicada por el vicerrector Carlos Arzone. Luego del anuncio se produjeron algunos incidentes, que incluyeron gritos y empujones en la sede local de la Universidad.

La medida administrativa es similar a la sufrida por las docentes universitarias Victoria y Virginia Naffa: suspensión por 29 días y sumario.

La decisión de las autoridades de la Universidad se enmarca en un conflicto que lleva ya dos meses y que tiene como eje el reclamo por el presupuesto Nacional que está a punto de ser aprobado por la Cámara de Senadores.

 

Además se dio un día después de que la Justicia Federal ratificara el procesamiento de las dos docentes por el delito de “coacción agravada” y “usurpación de un edificio público”.

La Universidad Nacional de Río Negro cuenta con un Reglamento de Disciplina para los alumnos -aprobado en el año 2010- en el cual se establece que desobedecer las indicaciones de una autoridad o atrasarse en la devolución de un libro, es una motivación suficiente para la aplicación de una sanción.

El artículo 4to del Reglamento (resolución 1152/2010) establece que “el apercibimiento o suspensión de hasta 30 días” se podrá aplicar por cuatro causales: “a quienes incurran en desobediencia ante la orden impartida por un docente o autoridad dirigida a evitar actos de indisciplina”; por la “falta de respeto a docentes, alumnos etc”; por “participar en desorden dentro del ámbito universitario”; así como también por el “atraso en más de dos oportunidades en la devolución de un libro”.

Pero además, la reiteración de cualquiera de esas “faltas” podría derivar en la suspensión de hasta un año.

“Somos varios estudiantes de distintas carreras los que hoy fuimos notificados de esta suspensión, que en realidad ya Del Bello había amenazado anteriormente”, explicó a En Estos Días Samara Martín Cohen, una de las estudiantes suspendida. Interpretó además que la medida “es arbitraria y claramente persecutoria”.

La resolución que establece la suspensión fue firmada por el vicerrector de la Sede Alto Valle - Valle Medio, Carlos Arzone, bajo el argumento de que “en el marco de la instrucción de sumario administrativo que se está llevando a cabo por la ocupación del edificio (…) el instructor sumariante ha recomendado al Rector informe sobre la responsabilidad disciplinaria en la que estarían incursos los estudiantes”. Detalla además la identidad de cada uno de ellos.

 

Aplausos al presupuesto

 

El conflicto de fondo que derivó en la ocupación, se inició cuando los diferentes claustros de las dos universidades que operan en territorio rionegrino la UNRN y la Universidad Nacional del Comahue- se unieron para reclamar por mejoras salariales y también por la recomposición presupuestaria de todas la universidades del país.

Juan Carlos Del Bello

A pesar de que en esa lucha los objetivos macros no se consiguieron, la UNRN fue una de las que salió mejor parada gracias a las gestiones personales del Senador Miguel Pichetto, aliado político de Del Bello.

Por ello, el Rector festejó en soledad que “en el contexto de un presupuesto nacional de ajuste, el presupuesto 2019 para la Universidad Nacional de Río Negro es razonable”. Así lo dijo a través de una gacetilla de prensa.

A su vez, habló de un incremento presupuestario del 43 por ciento respecto de 2018. Ese aumento es “producto de la capacidad de gestión y negociación del rectorado y del acompañamiento del senador Miguel Ángel Pichetto”, admitió.

Mientras Del Bello aplaude el presupuesto, las universidades públicas de todo el país atraviesan una severa crisis que, ya advirtieron, pondrá en riesgo el inicio de clases el año próximo, ante la imposibilidad de funcionamiento.