Weretilneck ya tiene su Presupuesto (y su autorización para modificarlo)

Luego de nueve horas de disertaciones, los legisladores de la provincia de Río Negro aprobaron el Presupuesto general para el 2019 por casi 72 mil millones de pesos. El FpV volvió a votar dividido y Cambiemos objetó los “superpoderes” de Weretilneck para reasignar partidas. Datos de una sesión eterna.

01/12/2018
Viedma

(Foto Legislatura)

El Gobernador Alberto Weretilneck ya tiene aprobado su Presupuesto para 2019. Se trata de una proyección de ingresos y egresos por casi 72 mil millones de pesos, que, sin embargo, incluye la autorización para reasignar partidas por un monto millonario. Ese permiso que se repite como fórmula año tras año, genera que la ejecución presupuestaria muestre al cierre de cada ejercicio partidas subejecutadas y otras con gastos muy por encima de lo originalmente asignado.

Después de nueve horas de disertaciones sobre el proyecto, el Bloque del Frente para la Victoria volvió a votar dividido, en tanto Juntos Somos Río Negro, la UCR y Cambiemos aprobaron el Presupuesto general de forma positiva. Solamente Cambiemos rechazó en particular los artículos del 20 al 26 que “porque representan superpoderes” a favor del Ejecutivo.

Al final, el oficialismo alcanzó 31 votos, es decir una mayoría especial, aunque sólo necesitaba 24, la mitad más uno que representa la mayoría simple.

 

El estándar de la pobreza

 

La calificadora internacional Standard and Poor entró a la discusión del Presupuesto rionegrino. El oficialismo le abrió la puerta. “El último reporte de la calificadora de riesgo internacional dice que la Provincia continúa con una perspectiva estable en el extranjero y en la calificación crediticia en moneda local”, dijo el Presidente del bloque Juntos Somos Río Negro, Alejandro Palmieri.

De esta forma, justificó la intención del Ejecutivo de seguir obteniendo deuda pública. Esta vez serán 70 millones de dólares, que tendrán como destino algunas obras de infraestructura en las ciudades más importante de la provincia: Bariloche, General Roca y Cipolletti. También la repavimentación de dos rutas que conectan al Alto Valle con Valle Medio y cinco millones de dólares para contratar trabajos de consultoría “para la modernización del Estado”.

Alejandro Palmieri

La contraposición argumental de la oposición pasó por recordar que la misma calificadora otorga muy buenos avales a los mismos Estados que más tarde negocian préstamos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con dolorosos costos para los pueblos como consecuencia.

 

La hinchada

 

El jueves previo a la discusión en la Legislatura, llegaron hasta Viedma el Intendente de San Carlos de Bariloche, Gustavo Genusso, la concejala Cristina Painefil y una veintena de integrantes de las Juntas Vecinales de los diferentes barrios que componen el Alto de la ciudad.

Se reunieron con los legisladores de los distintos bloques para solicitarles que votaran positivamente el artículo 55 de la Ley donde se autoriza al Poder Ejecutivo provincial a tomar crédito de Nación para obras. Entre ellas la construcción del puente sobre el arroyo Ñireco y el acceso a la calle Wiederhold.

Luego presenciaron la sesión, aplaudieron y vitorearon a cada uno de los legisladores que hablaban a favor del proyecto de Presupuesto. Una particular forma de hinchada que presionaba por cada voto, aún cuando la partida estaba ganada.

La concejala se mostró muy entusiasta y apenas se movió del recinto.

 

Hablar para ellos mismos

 

El discurso circundante y circular es una constante en el recinto. Por cada orador, miembro informante o no de los proyectos, los discursos de la oposición y el oficialismo giran alrededor de los mismos tópicos: el intendente de General Roca y su gestión; los vínculos políticos/ideológicos entre el gobierno de Alberto Weretilneck y el de Mauricio Macri; el Fondo Monetario Internacional y sus políticas de ajuste; “las cuentas están ordenadas, saneadas y tenemos superávit”.

 

Fueron 22 los expositores que hablaron a lo largo de nueve horas, pero nadie parecía escuchar al otro: la postal general del recinto mostraba a más de 40 legisladores, incluido el Presidente de la Legislatura, Pedro Pesatti, al unísono concentrados en las pantallas de sus celulares.

 

Calaveras y diablitos

 

El legislador Ricardo Arroyo se fue del bloque oficialista Juntos Somos Río Negro en el mes de mayo, disgustado por el manejo que, “entre amigos”, estaba haciendo de la obra pública.

Luego conformó su propio bloque -CFK Argentina- y se mantuvo con una posición crítica hacia el Gobierno provincial.

El tema obra pública sigue presente en sus discursos y aunque esta vez acompañó en general el Presupuesto general, negó su voto al artículo 55: nueva deuda para obra pública.

Entonces aprovechó para sembrar la duda: “Menos mal que encontraron una calavera (en la obra de construcción de la sede del Ipross de la ciudad de Viedma) y que la Justicia pidió frenar los trabajos”, dijo ante un auditorio que poca atención le prestaba.

Efectivamente, días atrás, los obreros encontraron restos óseos en el sitio donde se proyecta el nuevo edificio y eso derivó en una causa judicial. La fiscal a cargo, Paula Rodriguez Frandsen, se encuentra investigando y hasta tanto el equipo de antropología forense que llegó desde la ciudad de La Plata, no determine el origen del o los cadáveres, no se podrá continuar con los trabajos que se financian con fondos del Plan Castello.

Pero la denuncia del legislador iba un poco más allá. “Días antes, la empresa (Construcciones Normalizadas) había recibido el adelanto financiero, pero apenas si había una máquina y cinco operarios trabajando. La obra ya estaba paralizada”, espetó.

 

Los números de la violencia

 

El Consejo Provincial de la Mujer (CPM) volvió a ser blanco de críticas. La legisladora del Frente para la Victoria, Carina Pita -quien ya denunció a la funcionaria a cargo del organismo, Laura Azanza-, recordó el dicurso del Gobernador del inicio de sesiones ordinarias de este año, cuando planteó que “lamentablemente la única tasa de medición que sube es la tasa de violencia. Este es uno de los grandes desafíos”, había dicho el mandatario.

Sin embargo, el CPM ejecutó este año apenas el 53 por ciento de su presupuesto. Es decir, poco más de 18 millones de pesos, de los 35 millones asignados.

“¿Cuáles son las políticas del Consejo de la Mujer?, aquella de los hoteles de lujo y los spa?”, se preguntó Pita, retomando una nota de este portal que dio cuenta de un gasto de medio millón de pesos para un evento de dos días.

A las 18 horas de este viernes 30 de noviembre, el Gobierno provincial ya contaba con su Presupuesto general para el 2019, que calcula que la inflación será apenas superior al 34 por ciento, el dólar estará unos pocos puntos por arriba de los 40 pesos y la provincia “seguirá creciendo”. Todo una formalidad.