Repudio al “oportunista discurso feminista de Macri, Weretilneck y Gennuso”

"No nos oponemos a que las autoridades respalden al movimiento feminista. Pero exigimos que los titulares rimbombantes se correspondan con las acciones concretas de gobierno. Que formulen sus presupuestos con perspectivas de género, que haya mayor presencia de mujeres en sus gabinetes y en puestos de poder", sostuvieron

17/12/2018
Río Negro

 

 

 

Comunicado

Mujeres Para La Victoria repudian oportunista discurso feminista de Macri, Weretilneck y Gennuso

 

La valiente denuncia de Thelma Fardín y su gran repercusión pública, encontró la especulación de funcionarios dispuestos a subirse a la ola feminista: Macri presentó un mediático y vacío Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades; Weretilneck “se comprometió” por Twitter con la causa; y Gennuso felicitó a las mujeres desde su programa de radio, afirmando que nos “acompaña y respalda”.

El denominador en común entre ellos es el ajuste. Nación podó partidas para políticas de género y erradicación de la violencia contra las mujeres. Y la ejecución presupuestaria de los programas provinciales, es baja. Y Gennuso ha sido desde su asunción una máquina de destruir los avances y los vínculos con las organizaciones sociales, con la eliminación de la Dirección de Equidad de Género y de la Línea 102, relegando la atención a las mujeres víctimas de violencia a las operadoras que, desde Buenos Aires, atienden la deficiente y lejana Línea 144.

No nos oponemos a que las autoridades respalden al movimiento feminista. Pero exigimos que los titulares rimbombantes se correspondan con las acciones concretas de gobierno. Que formulen sus presupuestos con perspectivas de género, que haya mayor presencia de mujeres en sus gabinetes y en puestos de poder.

Que designen a alguien con militancia, sensibilidad y capacidad de género en el Consejo de la Mujer, en lugar de Laura Azanza, denunciada por violencia laboral y administración fraudulenta por exorbitantes gastos en un hotel 5 estrellas y otros lujos, recursos que podría haber aplicado a políticas activas para erradicar la violencia de género, ausentes en su gestión.

Que no cierren dispositivos ni recorten o subejecuten partidas, que la ley de Interrupción Legal del Embarazo que se reglamentó en 2016 en Río Negro se asuma como política de estado, y que se asignen todos los recursos necesarios para la implementación de la Educación Sexual Integral en todos los colegios.

De lo contrario, seguirán siendo declaraciones oportunistas propias del derrame del duranbarbismo: consignas vacías que ocultan el desguace de las políticas públicas, simulando una empatía hacia las mujeres que no se refleja en la ejecución presupuestaria ni en las decisiones de sus gobiernos.