Gennuso no tendrá Policía propia, pero sí un fuerte aumento de tasas

El Concejo aprobó el Presupuesto 2019 y la reforma tributaria, excluyendo la polémica tasa por seguridad. El incremento en los tributos locales superará el 44 por ciento. La oposición criticó el tarifazo, el endeudamiento y los recursos asignados a programas sociales.

20/12/2018
Bariloche

(foto Concejo Municipal)

La Tasa por Seguridad con la que el Intendente pretendía conformar una guardia urbana no pasó el filtro del Concejo. Las diferencias incluso dentro del oficialismo, condenaron el proyecto, que fue podado para lograr los 8 votos necesarios para la aprobación del régimen tarifario municipal.

Sin ese artículo, Juntos Somos Bariloche (JSB) y PRO levantaron sus manos para el aumento de tasas -que rondará el 44 por ciento en promedio, según estimó el bloque opositor- y el Presupuesto 2019, que proyecta ingresos por 2.445 millones de pesos.

El Frente para la Victoria, se opuso a los dos proyectos de Gennuso. La edil Ana Marks cruzó al oficialismo por la “ausencia de perspectiva de género” en el presupuesto, y la falta de precisiones sobre los recursos que se asignarán al cumplimiento de Ordenanzas aprobadas, como el cupo laboral trans, el relevamiento de bosques o la emergencia por violencia contra las mujeres.

“Es demagógico declarar la emergencia y no asignarle recursos”, apuntó, objetando también que no se fijó partida alguna al funcionamiento del Consejo de la Mujer, y que “desaparecieron del presupuesto muchos programas, entre ellos, vinculados a la discapacidad”.

Sobre el aumento de tasas municipales, cuestionó que están por encima de los acuerdos paritarios y de la inflación, por lo que auguró que “va a impactar principalmente en los sectores de menores ingresos, con una mirada totalmente regresiva”.

Alertó, además, que avanzaron con la Ordenanza sin conocerse aún la valuación fiscal de la tierra que actualizará la provincia, una de las variables para su cálculo, “por lo que no hay certeza del impacto” del aumento. Recordó que en 2017, esta situación generó incrementos del 1.000 por ciento.

Su compañero de bancada, Daniel Natapof volvió a cuestionar el endeudamiento público (en los últimos meses, el Gobierno tomó crédito del Plan Castello por 2,5 millones de dólares y por más de 84 millones de pesos para obras viales) y la ratificación de la Ecotasa. También lamentó “la magnitud de los incrementos tarifarios”, en un contexto de pérdida de poder adquisitivo. “Se busca en los mismos bolsillos una y otra vez”, reprendió.

El presidente del bloque FpV, Ramón Chiocconi, también criticó las prioridades en el la inversión pública. “Al Consejo de Infancia, para el próximo año le asignaron 2.500 pesos por mes”, ejemplificó, añadiendo que en el presupuesto “tampoco está contemplada la economía social y solidaria”.

El oficialista Carlos Sánchez y Puente fue el encargado de confrontar argumentos: defendió el endeudamiento, aseverando que se tomó “con cuentas ordenadas”, y que las obras que ejecutarían “generan empleo”. Luego, repasó diversos dispositivos y programas del área de Desarrollo Humano, cultura y Deportes. “El presupuesto está pensado desde los más vulnerables, pero para todos”, refutó.