Defensora del Pueblo, crítica con el Gobierno nacional y condescendiente con el provincial

En su segundo informe, Adriana Santagati elogió el “trabajo articulado” con los organismos del Ejecutivo de Alberto Weretilneck. Criticó al gobierno nacional por sus políticas económicas y de Derechos Humanos.

31/12/2018
Viedma

Santagati expuso en la Legislatura (foto Defensoría del Pueblo)

Frases como “hemos tenido muy buena respuesta de parte del Ministerio de Educación” o “debo destacar la buena voluntad del Ministro de Salud” o “el Consejo Provincial de la Mujer siempre respondió mejor de lo que esperábamos”, plagaron el informe in voce que brindó el viernes pasado en la Legislatura la Defensora del Pueblo de Río Negro, Adriana Santagati.

Todos los años, la Defensoría del Pueblo presenta al Parlamento un resumen de sus tareas. Primero lo hace por escrito y luego, los legisladores le formulan preguntas que responde en el recinto.

En el informe escrito, la defensora dio cuenta -en forma general- sobre problemáticas en la Provincia, liderados por la falta de viviendas, de empleo en la población de hombres de entre 25 y 40, y de dificultades de algunos vecinos para acceder a apoyos alimentarios. Pero su informe careció de estadísticas, de contextualización histórica o de propuestas de solución.

Según expuso Santagati, la tarea que les corresponde no es la de fiscalizar las políticas que llevan adelante los organismos estatales, a pesar de ser la Defensoría un órgano de control, sino que la tarea es “de articulación permanente”.

Por caso, si bien rozó varias problemáticas cuya resolución le corresponde al Ministerio de Desarrollo Social provincial, no sólo fue poco profunda en el análisis sino que además destacó que en el caso de esa cartera “el 65 por ciento de las demandas (que desde la Defensoría se le acercó) fueron solucionadas”.

“En lo que respecta al Programa Río Negro Presente, que se ejecuta a través de una tarjeta cuyo fin es la adquisición de alimentos y, excepcionalmente, compra de medicamentos, observamos que la mayoría provinieron de la localidad de Viedma”, aseguró en su informe, pero nada dijo sobre la situación de reclamo por urgencia alimentaria en la capital provincial.

“El impacto de las medidas económicas nacionales ha sido absolutamente regresivo, lo vimos acá y ni contarles las cosas que escuchamos de otros Defensores de otras jurisdicciones. El corte de la ayuda social se notó”, destacó en un pasaje de su discurso y retomó luego el reclamo por los incrementos en el precio de los servicios básicos.  

También se enfocó directamente en los organismos asistenciales de Nación por la quita de pensiones asistenciales y programas alimentarios: “A partir del mes de septiembre, Nación suspendió la ayuda que otorgaba el Municipio a través de la Tarjeta Incluir. De esta manera toda la demanda recayó en la Delegación de Desarrollo Social de la Provincia”, dijo, aunque no aclaró de qué porcentaje fue ese incremento.

Al consultarle desde este medio sobre la cantidad de reclamos de beneficiarios por la quita de programas, la Defensora dijo no tener la información precisa “porque lo importante son los resultados. Lo que advertimos en Viedma no lo vemos en otras localidades, seguramente porque tiene la posibilidad de acceder a organismos y por eso no vemos esta situación en otros municipios”, respondió.

Solamente fue crítica al señalar que a la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia “le falta articulación con otras áreas del Estado. Debe trabajar mancomunadamente”.

 

Políticas de género cargadas de elogios

 

“Hago hincapié en las políticas de género respecto a los resultados y quiero decir que cuando hemos requerido intervención, por cualquier reclamo que ha llegado a la Defensoría, el Consejo de la Mujer siempre respondió y con mucha más eficiencia de lo que esperábamos”, dijo Santagati en el recinto.

A pesar de los reclamos y hasta denuncias penales que este año recibió Laura Azanza, responsable del área, para la Defensora el organismo debería ser recategorizado al nivel de Secretaría.

En ese sentido, la legisladora Carina Pita, del Frente para la Victoria, dijo a En Estos Días sentirse sorprendida por la valoración positiva que la Defensora tuvo hacia el Consejo. “Nada dijo de la subejecución presupuestaria. En líneas generales no me gustó su informe, en relación a las toma, el derecho a la tierra, dificultades alimentarias de la niñez y la infancia, cuestiones en donde están vulnerados los derechos de niños y niñas rionegrinas, y por ahí debemos empezar a hablar de políticas de igualdad y género”.

Se trató en definitiva de un informe de dos horas y media, en línea con el discurso gubernamental de armonía en la Provincia y sus políticas sociales.