# ELECCIONES 2019

La campaña permanente

Weretilneck anunció las elecciones provinciales para el próximo 7 de abril. Lo más lejos posible de los comicios nacionales y con mínimo margen para que la Justicia ponga límites a su intentona re-reeleccionista. Obliga así a todos los partidos a acelerar la definición de candidaturas, y potencia el uso de los recursos estatales como motor de la campaña.

05/01/2019
Río Negro
Santiago Rey

 

El Gobernador finalmente terminó con el misterio, y convocó para el 7 de abril para las elecciones provinciales. Así, Río Negro se suma a las seis provincias que adelantan los comicios, entre ellas Neuquén y Chubut.

Weretilneck realizó el anuncio a través de las redes sociales, y al límite de los 90 días que le impone la legislación electoral. El lunes 7 de enero se consolidará la normativa que dará forma a la convocatoria.

El Gobernador ya había anticipado a sus ministros -aunque sin darles precisiones- que vacacionen en fecha cercana a fin de año, para, ya a mediados de enero, estar dispuestos a afrontar las tareas de campaña.

De hecho, Weretilneck entiende la gestión gubernamental como la de una campaña permanente. Personalista y verticalista, las acciones de Gobierno lo tuvieron como protagonista: desde los más importantes anuncios hasta los más modestos actos con un club de barrio u organización.

Ver nota relacionadaEl PRIL, punta de lanza del clientelismo electoral de Weretilneck

Así, el intento de ir por la re-reelección, más allá del impedimento constitucional, se caía de maduro: Juntos Somos Río Negro nunca tuvo un verdadero Plan B.

La fijación de la fecha, se entiende en ese mismo sentido. Encuestas en mano, el Gobernador debía tomar distancia del Presidente Mauricio Macri, cuya imagen negativa supera el 70 por ciento y su gestión es desaprobada por casi el 75 por ciento de los rionegrinos.

(foto Prensa Provincia)

A pesar del apoyo institucional y político que Weretilneck dispensó a Macri, la estrategia electoral lo obliga ahora a tomar distancia. Por ese motivo, entre otros, la fecha del 7 de abril, y por eso las críticas que, ya en campaña, dedicará a la administración nacional de Cambiemos.

Otros motivos justifican el apuro del mandatario por convocar a elecciones para los primeros días de abril. El primer y más importante es que dará así poco tiempo al Poder Judicial para que analice y resuelva las impugnaciones que caerán sobre su candidatura a la re-re.

Weretilneck ya sabe que cuenta con dos de los cinco votos del Superior Tribunal de Justicia (STJ) para avalar la interpretación sobre el carácter constitucional de su postulación. Los otros tres son un misterio, pero sólo le falta un apoyo más para ver consolidada su candidatura. Después, habrá que esperar que se pronuncie la Corte Suprema de Justicia de la Nación, algo que será muy difícil que suceda antes del 7 de abril.

El acortamiento de los plazos también obliga a las demás fuerzas políticas a acelerar los tiempos de las definiciones de candidaturas.

En Juntos Somos Río Negro, se sabe, todo lo resuelve el Gobernador. Pero el Frente para la Victoria deberá encarar un complejo proceso de selección de candidatos, en un contexto de dispersión. Son muchos lo dirigentes que pugnan por un lugar, ya sea en la lista de legisladores, o en cada una de las ciudades con las candidaturas a Intendente.

Hacia el interior del peronismo, el “dedo” de Martín Soria no es tan poderoso como el de Weretilneck en Juntos. Al Intendente de General Roca le espera una ardua tarea de negociación, proceso que el mandatario provincial parece tener allanado.

La alianza Cambiemos también enfrenta dificultades. El PRO consolidó (no sin heridos internos) la postulación a Gobernador de Sergio Wisky; pero desde la UCR se advierte que Lorena Matzen también reclama ese lugar. La correlación nacional de fuerzas entre ambos partidos terminaría inclinando la balanza por la fórmula Wisky-Matzen.

Finalmente, el adelantamiento de la fecha también le permitirá al Gobernador atravesar la campaña sin mayores conflictos gremiales. Por ese motivo apuró los tiempos de un acuerdo con el gremio docente, UnTER, y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que aceptaron un modesto 15 por ciento para el primer semestre del 2019.

Salvo que la UPCN potencie su capacidad de protesta, Weretilneck podrá gestionar los primeros meses de Gobierno y organizar su campaña sin sobresaltos por reclamos sindicales.

Así, el 7 de abril el pueblo de la provincia elegirá Gobernador, Vicegobernador y 46 legisladores provinciales por representación regional y poblacional.

 

Hasta el momento es la primera elección del año, ya que ningún municipio convocó en fecha previa (algunos de ello aún pueden hacerlo porque algunas legislaciones locales establecen 60 días de anticipación).

El decreto firmado por Weretilneck establece que se votará en distrito electoral único y se usará el sistema de lista completa y a simple pluralidad de sufragios, es decir que el oficialismo no intentará introducir el balotaje como mecanismo de elección.

Finalmente, se dispuso que la elección provincial se realizará sin simultaneidad con las elecciones municipales. Por esta razón, la Provincia pondrá su servicio electoral a disposición de las comunas para el 16 de junio.