Mentira la verdad

Volcado de lleno a la campaña electoral el vice gobernador, Pedro Pesatti, dialogó con una radio de Buenos Aires y aseguró que Juntos Somos Río Negro no se alineará con Mauricio Macri. La afirmación choca de frente con la actividad que desarrolla Alberto Weretilneck, quien no ha dejado de cumplir a pie juntillas los mandatos de la Casa Rosada.

12/01/2019
Río Negro

Vicegobernador Pedro Pesatti

En diálogo con el historiador y periodista Alberto Lettieri, conductor del programa “La Argentina soñada”, que emite Radio El Mundo, de Buenos Aires, el vice gobernador; Pedro Pesatti aseguró que Juntos Somos Río Negro no apoyará a los candidatos de la Alianza Cambiemos para las próximas elecciones nacionales.

“Nosotros no nos vamos a alinear con Macri, no hay ninguna duda de eso”, enfatizó Pesatti, a quien muchos lo ven integrando la fórmula junto a Alberto Weretilneck en su intento re reeleccionista.

Resta solo un mes para que las fuerzas políticas formalicen los nombres de los candidatos propuestos para gobernar la provincia (el límite es el 15 de febrero), que competirán en las elecciones del 7 de abril.

Con una coreografía que ya a estas alturas parece ensayada, en tanto el gobernador se ha empeñado desde el inicio de la presidencia de Mauricio Macri en diciembre de 2015 (antes, hasta septiembre, había anunciado su apoyo a Daniel Scioli) en cumplir los deseos de la alianza Cambiemos, el vice, Pedro Pesatti, se ocupó de mostrar siempre una contradictoria distancia respecto del gobierno nacional. Contradictoria porque, a fin de cuentas y más allá de sus dichos, la mayoría automática de Juntos Somos Río Negro en la Legislatura convalidó todas las políticas elucubradas en la Casa Rosada. Incluso antes que otras provincias abiertamente aliadas de Macri.

Ahora, cuando comienza la campaña rumbo a las elecciones de abril, ambos, gobernador y vice, practican sin sobresaltos la misma rutina.

Alberto Weretilneck en tiempos del apoyo al Frente Para la Victoria

“Nosotros ya en las elecciones anteriores, tuvimos que enfrentarlo a (Miguel) Pichetto, ganamos por el 54% de los votos, y después apoyamos al ex candidato a Presidente, Daniel Scioli, quien ganó en Río negro por el 65% de los votos” rememoró Pesatti. “Por supuesto que nosotros ahora vamos a dirimir lo que corresponda a nivel provincial; a nivel nacional, por supuesto, nosotros no nos vamos a alinear con Macri, no hay ninguna duda de eso”, insistió.

Mientras esto dice el presidente de la Legislatura, otras cosas suceden en el mundo Weretilneck, quien no pierde ocasión de mostrarse como incondicional del presidente de la Nación en cada aparición pública, y se ha ocupado además puntillosamente de que su apoyo a Macri sea rápidamente refrendado en el recinto (desde el pacto Fiscal y su adenda, hasta la política de Derechos Humanos), cuando no, ha auspiciado las políticas nacionales con un contemplativo silencio.

Con los números en la mano -Macri tiene en la provincia una imagen negativa del 70% y su gestión es desaprobada por el 75% de los rionegrinos- y a solo tres meses de las elecciones, gobernador y vice ensayan el mismo paso. Uno apoya, el otro es crítico, y el público -se sabrá en abril- cada vez menos crédulo.

 

En ese tren abundó Pesatti durante la entrevista radial: planteó que “lo que aspiramos es a tener una provincia integrada, desarrollada que tenga toda la autonomía que toda provincia tiene que tener, en el marco de un proyecto de país que nos incluya a todos y todas”. 

Y se apresuró a añadir: “Tampoco es posible tener la provincia que soñamos en un proyecto de país como el que tenemos en la actualidad, que tira todo para abajo. Tenemos que tener conciencia de que no hay federalismo si no hay Gobierno Nacional que esté comprometido con esos ideales”.

En otro tramo del diálogo el vicegobernador citó cifras oficiales para apuntalar los logros de la gestión de JSRN, las cuales, a su decir, ubican hoy a Río Negro entre las provincias con mejores indicadores económicos de la Patagonia. 

La observación es tan real como sesgada.

Desde el inicio del macrismo hasta diciembre de 2017, cuando se les complicó el panorama externo, las provincias se lanzaron a tomar préstamos en moneda extranjera. Consiguieron 12.336 millones de dólares a un plazo promedio de ocho años. Lo hicieron entre Neuquén, Mendoza, Chubut, Córdoba, Salta, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, Tierra del Fuego, La Rioja, Jujuy, Río Negro y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Al cierre del tercer trimestre de 2018 -el ministerio de Economía de la provincia aún no reveló los datos a diciembre- Río Negro tenía un stock de deuda pública de 23.673 millones, de los cuales el 68% es en dólares, como efecto primario del Plan Castello, crédito que además tiene una tasa anual del 7,75%. En total, la provincia tiene comprometido casi el 70% de sus ingresos; porcentaje que varía, de acuerdo a la cotización de la divisa norteamericana.

 

Según el recorte de la realidad que realizó Pesatti por Radio El Mundo, “Río Negro es la provincia con mayor autonomía financiera de la Patagonia y al mismo tiempo somos la provincia que menos fondos discrecionales del Tesoro Nacional ha recibido. Estamos primero en autonomía y últimos en recepción de Aportes del Tesoro Nacional”, dijo, y luego: “Esto significa que tenemos mayor autonomía política, más independencia del poder central”.

La consubstanciación irrestricta de Alberto Weretilneck con Mauricio Macri, no parece haber generado mayores costos, pero tampoco resultó gratuita. La tropa legislativa planteó fronteras adentro, en más de una ocasión, los límites a las conveniencias personales del gobernador, y hasta hubo deserciones. Lo dicho: la verdad está a tres meses de distancia.

Desde la oposición, el legislador Alejandro Marinao señaló esta semana que “el pueblo rionegrino sabe que el propio Gobernador Weretilneck, no sólo ha avalado con su silencio o anuencia los tarifazos, la eliminación del Fondo Sojero para obras públicas, la quita de los subsidios al transporte público, la destrucción de las pymes y la producción regional”.

Y agregó: “No tengo dudas que Río Negro, será una de las primeras provincias en rechazar de manera clara y contundente el programa de gobierno del Presidente Mauricio Macri y su aliado provincial”.

En plena campaña y con la cuenta final para el armado de listas ya activada, Pedro Pesatti, empleó los últimos minutos de entrevista por radio El Mundo en una auto arenga. Dijo estar “conforme” en el desempeño del papel “que he venido cumpliendo como vicegobernador. Cuando me tocó cumplir esta función, en momentos de muchas dificultades en la provincia, momentos en los que tuvimos que hacer nuestro aporte desde el punto de vista de la institucionalidad y de la gobernabilidad, demostré que tengo templanza y un profundo sentido del valor de la unidad”.

Con la misma estrategia de siempre, Juntos Somos Río Negro monta su campaña rumbo a las elecciones del 7 de abril: un universo de virtudes solo constatado en la casona de Laprida al 200, en Viedma; es decir, un raro caso del síndrome de Munchausen, pero al revés.