Paro de trabajadores de CAPSA

La empresa no cumplió con los acuerdos de cancelación de las deudas salariales. “Se quieren quedar 30 años más y no pueden pagar los sueldos”, se quejó uno de los trabajadores. Los medios de elevación están paralizados.

01/02/2019
Bariloche

Protesta en el cerro Catedral

El incumplimiento en el pago del aumento salarial acordado para el mes de octubre del año pasado, así como el bono de 5 mil pesos, derivó en un paro total de actividades de los trabajadores de la empresa Catedral Alta Patagonia (CAPSA), en el cerro Catedral.

La medida afecta el funcionamiento de los medios de elevación.

Los empleados se reunieron este viernes por la mañana en la puerta de la telesilla Amancay y con bombos y banderas reiteraron su exigencia del cumplimiento de los acuerdos firmados en 2018.

“CAPSA quiere quedarse 30 años en el cerro, pero no pueden pagar los sueldos”, planteó uno de los trabajadores, en relación al intento de la empresa de lograr por parte del Municipio una extensión contractual, sin llamado a licitación, hasta 2056.

El secretario Gremial de la Asociación de Empleados de Comercio (AEC), Alberto Arabarco, detalló que CAPSA había comprometido que durante el mes de enero regularizaría el pago de los aumentos acordados en paritaria correspondientes a octubre y noviembre. Se trata de un 10 por ciento cada uno de esos meses. “En total es un 20 por ciento de aumento que la empresa no pagó”, explicó el dirigente gremial, y planteó que “los trabajadores tuvieron la buena voluntad de esperar que CAPSA cumpla con su compromiso por escrito de regularizar durante enero”.

“Con la inflación permanente que hay no es lo mismo cobrar en octubre y noviembre los aumentos que ahora, después del aumento terrible que hubo de los precios de la canasta básica”, se quejó.

En diciembre pasado las partes se reunieron convocadas por la Secretaría de Trabajo provincial. En ese marco, los delegados de Catedral Alta Patagonia se comprometieron a regularizar los pagos, cumpliendo con los acuerdos paritarios. Pero no sólo no abonó los aumentos, sino que tampoco pago el bono de fin de año de 5 mil pesos.

“Los trabajadores tuvieron buena voluntad, confiaron en la empresa, pero no cumplieron”, dijo Arabarco.

En las próximas horas y en asamblea los empleados analizarán la continuidad del paro y otras medidas de fuerza.