Administración Gennuso no fundamentó apelación y el Municipio paga millonarios honorarios

Se trata de los haberes de Susana Ballesty, quien fue designada interventora judicial, en el marco del concurso preventivo de la empresa Tres de Mayo. La Asesora Letrada del Ejecutivo Natacha Vázquez no fundamentó su apelación ante la imposición judicial de costas, y el Municipio fue condenado a pagar 1,6 millón de pesos.

19/02/2019
Bariloche

Gennuso y la Asesora Letrada Natacha Vázquez

La causa por la decisión del Gobierno Municipal de María Eugenia Martini de reemplazar a la concursada empresa Tres de Mayo -en 2014- sigue su curso, y en ese camino deja llamativas incongruencias entre el discurso y la realidad.

La demanda de la empresa -que había anunciado la entrada en concurso preventivo y amenazado con dejar repentinamente el servicio de transporte urbano de pasajeros- ronda los 90 millones de pesos, y apunta a cuestionar la decisión política de otorgar el servicio a la firma Autobuses Santa Fe, y la incautación de bienes de Tres de Mayo.

La previa intervención de la empresa Tres de Mayo fue dispuesta por el juez Cristian Tau Anzoátegui, durante el mes de julio de 2014, tras el anuncio del concurso preventivo, y en un contexto de lock out patronal que había dejado sin servicio a miles de usuarios del transporte público.

Colectivo de Tres de Mayo

A fines de 2014, la por entonces Intendenta revocó el permiso de prestación del servicio de Tres de Mayo -extendido anteriormente de forma precaria-, y determinó la incautación de los bienes de la firma para facilitar el desembarco de la nueva empresa, Autobuses Santa Fe.

Luego de algunos cruces en sede administrativa, Tres de Mayo presentó una demanda en la Justicia civil, bajo la figura de daños y perjuicios.

La gestión de Gustavo Gennuso tomó ese expediente judicial como eje de su relato sobre la corrupción del gobierno anterior -llegó a decir que “se habrían robado hasta el agua de los floreros”. Sin embargo los pagos que debió realizar hasta el momento el Ejecutivo municipal se deben a la impericia de la actual administración a la hora de defender los intereses patrimoniales del Estado.

El hecho que deja en claro esa situación es la falta de fundamentación en la apelación al fallo que ordenó el pago de honorarios a la interventora judicial de Tres de Mayo y que deja al municipio en un estado de indefensión.

Vázquez y Gennuso

La Asesora Letrada del Ejecutivo, Natacha Vázquez, presentó oportunamente una apelación contra la determinación de imponer al Municipio los honorarios de la interventora judicial, Susana Ballesty, pero no la fundamentó su planteo, por lo que quedó desierto el recurso.

Vázquez apeló el monto determinado para el pago de los haberes (420 mil pesos), pero no fundamentó el rechazo a la imposición de las costas contra el Municipio. A partir de este “olvido”, la Cámara de Apelaciones no se abocó a analizar a cuál de las partes podría corresponderle el pago de esos honorarios, y por el contrario se centró en la determinación del monto.

Así quedó reflejado en el expediente judicial al que tuvo acceso En estos días: “La deserción (del Ejecutivo municipal) se refiere al planteo de la imposición de las costas”, señala la resolución de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, con la firma de los jueces Marina Venerandi, Edgardo Camperi y Emilio Riat.

Fallo judicial: La deserción se refiere al planteo de la imposición de las costas

Ese fallo, de principios de mayo de 2018, elevó el monto de los honorarios pendientes de pago a 1.594.817 pesos. Sobre ese número en los últimos meses se aplicaron intereses, y el monto final ya ronda los 2,6 millones de pesos que, gracias a la impericia o decisión de la Asesoría Letrada, las arcas municipales deberán afrontar.