Prioridades: en medio de la crisis destinarán 6 millones de pesos para construir un skatepark

Gennuso descartó la reparación de la histórica y concurrida pileta municipal porque costaba 3,5 millones de pesos. La demolió y en el lugar construye una pista de skate que saldrá casi el doble. Otras requeridas obras y sensibles servicios sociales están paralizados por falta de presupuesto.

22/02/2019
Bariloche

Antigua pileta municipal

Una multitud de barilochenses disfrutaba, cada verano, del único natatorio municipal de Bariloche. Infraestructura que permitía a la comunidad, principalmente a los sectores de bajos recursos, acceder a una actividad que les resultaba privativa en otras piletas.

Pero las cenizas del Cordón Caulle Puyehue hicieron colapsar la estructura y las autoridades resolvieron clausurarla en 2011. La comunidad perdió entonces uno de sus principales puntos de encuentro y recreación.

Las gestiones municipales de Marcelo Cascón y María Eugenia Martini no lograron reparar el natatorio, que con el tiempo se fue deteriorando aún más.

A poco de transitar, la administración del intendente Gustavo Gennuso puso nuevamente sobre la mesa la posibilidad de recuperar la pileta, pero como una mera declaración de buenas intenciones que incluyó el esbozo de una fallida convocatoria a colecta pública para reunir recursos económicos y materiales, además de voluntarios para mejorar el espacio.

El propio Intendente fue el encargado de echar por tierra esa intentona, afirmando que el Municipio no contaba con los 3,5 millones de pesos necesarios para realizar la reparación del natatorio. Añadió, tiempo más tarde, que el incendio de los vestuarios y baños “duplicó el presupuesto”.

Llamativamente, los recursos que el Gobierno asignó al mismo lugar (incluso, demoliendo la pileta), pero para construir infraestructura destinada a una disciplina considerablemente menos convocante, asciende a los 6 millones de pesos.

Obras para el skatepark

Así se desprende del acta de la reunión de la comisión de seguimiento de la Tasa al Turista (Ecotasa) del 23 de noviembre -a la que accedió En Estos Días-, donde se aprobó el desembolso de esa suma para el diseño, construcción y supervisión de la obra del Skatepark y Pumptruck en el paseo del lago.

La comisión autorizó la utilización inmediata de 1 millón de pesos correspondientes a la recaudación de la Tasa al Turista, y los 5 millones restantes quedaron supeditados a los posibles acuerdos con empresas y asociaciones que habrían manifestado voluntad de apadrinar la obra, según el acta. Definieron, además, que la ONG Tablas para el Cambio realice la supervisión técnica del Skatepark, Velosolution para idéntica tarea en el Pumptruck, y Raúl Diez como capataz y encargado general de la obra.

Este último martes, el secretario de Obras Públicas, Carlos Daniel Cairo, presentó al Tribunal de Contralor la justificación de la contratación, sin compulsa de precios, de la ONG Tablas para el Cambio, por el abultado monto de 749 mil pesos, aseverando que cuenta con “capacidad ampliamente reconocida” y advirtiendo que en otros municipios -sin especificar en cuáles- “obras similares sin supervisión adecuada obtuvieron obras mal construidas (SIC) por lo que resultaron en su clausura”. 

El Skatepark de Bariloche está en construcción desde diciembre del 2018. Una vez concluido se sumará a otros municipios que ya cuentan con un espacio similar. En la región, por ejemplo, Neuquén inauguró la suya en 2013, con una inversión de 820 mil pesos; e hizo lo propio Centenario, por 1,1 millón de pesos. Y hace sólo cuatro días, Esquel cortó la cinta de la suya, en la que destinó 2,3 millones de pesos.

El de Bariloche costará 6 millones de pesos, y se financiará, mayoritariamente, con recursos de privados no especificados. Los gastos, además, no aparecen justificados en una compulsa de precios.

Si bien el Skatepark era un reclamo añejo de amantes de la disciplina, resulta llamativo que se haya descartado la recuperación de la pileta pública por problemas presupuestarios, para destinar mayores recursos a la nueva estructura.

La inversión se contrapone, además, con otras obras -tanto o más requeridas por la comunidad- que fueron abandonadas alegando falta de recursos, como la construcción del Teatro Municipal o los anunciados gimnasios municipales 4 y 5. Incluso, con la entrega del espacio público para un estacionamiento privado a la firma Powerlink de un empresario G, a cambio de obras por sólo 1,2 millones de pesos que el Municipio, según el Gobierno, no estaba en condiciones de afrontar.

Los 6 millones confrontan también con la falta de inversión en programas y políticas sociales. A modo de ejemplo, hace 18 meses está fundida la camioneta municipal que traslada a los jóvenes con discapacidad, que no podrán llegar hasta el Skatepark hasta que la comuna no se decida a comprar los repuestos.

Y por falta de recursos, el Gobierno de Gennuso subejecutó partidas presupuestarias destinadas al sostenimiento de las viviendas tuteladas para adultos mayores y las despensas comunitarias, entre otras de gran impacto social.

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos