# ELECCIONES 2019

“Weretilneck garantiza la continuidad de las políticas de Macri en Río Negro”

La candidata a legisladora por el Frente Para la Victoria, María Eugenia Martini, aseguró que “con Weretilneck Río Negro es aliada del Gobierno Nacional”. Criticó la judicialización de la política a la que llevó el gobernador al intentar un nuevo mandato, y dijo que un triunfo en Río Negro es clave para las elecciones nacionales y la derrota del macrismo.

26/02/2019
Río Negro

María Eugenia Martini

En el plano político, para este año electoral, María Eugenia Martini evaluó que “cada vez son más las provincias que van concertando frentes de unidad para derrotar al macrismo en octubre. Lo que hoy sucede en  La Pampa, San Juan, Neuquén, Tucumán y Santa Fe, entre otras, provincias a las que podrían sumarse Tierra del Fuego y Chubut, donde avanzan negociaciones para que el PJ y Unidad Ciudadana compitan en un mismo frente electoral, son una muestra de madurez política, pero también una muestra de que estos tres años de neoliberalismo han sido catastróficos para todos”.

“Este es el contexto en el que hay que analizar las elecciones de abril en Río Negro, donde ya hemos conformado un frente”, evaluó la actual candidata a legisladora por el FPV, “ya sabemos que Weretilneck garantiza la continuidad de las políticas de Macri, porque es lo que ha hecho durante los últimos tres años; esto es lo que está en juego, y es por eso que el gobernador intenta todo el tiempo ocultar la implicancia nacional que tienen estas elecciones”.

La ex intendenta criticó la judialización a la que Weretilneck llevó el proceso electoral en la provincia con su intento re reeleccionista.

“Son dos cuestiones distintas, que tramposamente trata de confundir el oficialismo”, planteó Martini, “Una tiene que ver con la compulsa electoral y democrática de la que el Frente Para la Victoria participa con sus candidatos. Otra cosa es violar derechos y garantías constitucionales. Elecciones o no, candidatos o no, cualquier rionegrino tiene el deber de oponerse a que un gobernador falsee y haga interpretaciones capciosas, por puro interés personal, de la constitución provincial, que es el fundamento democrático de nuestra provincia”, afirmó.

En esa línea evaluó que de todos modos hay una percepción clara en Río Negro “del fracaso de la gestión Weretilneck”, en alusión a la coincidencia entre las políticas impulsadas por la Casa Rosada y aplicadas luego en la provincia: “este es el gobernador que apoyó la baja del Fondo Sojero para los municipios, el que congeló los programas sociales, la obra pública, el que no sabe dar respuesta a la crisis frutícola en el Alto Valle, el del Pacto Fiscal y el que multiplicó por cuatro la deuda provincial llevándola de 6 mil a casi 23 mil millones”, apuntó.

 

Describió que días atrás, durante una recorrida junto a los candidatos a gobernador y vice, Martín Soria y Magdalena Odarda, “pudimos ver las obras del hospital de Bariloche paralizadas, porque están mal hechas. Una inversión de doscientos millones que el gobierno no controló, y que por lo menos en parte habrá que demoler”, y reclamó que “nadie sabe dónde está el ministro de obras públicas de esta provincia, que es quien debe responder por la calle Mitre que sigue en obra, por la planta depuradora, por el colector cloacal costanero, por la falta de infraestructura escolar, que tiene años de retraso, o por la terminal de ómnibus que anunciaron hace dos años y en la que todavía no han puesto un solo ladrillo”.

La ex intendenta afirmó que “la gente está mal y sabe quién es el responsable; sabe que está mal por los tarifazos, los aumentos impagables de alimentos y combustibles, el cierre de comercios; está mal porque no llega a fin de mes, y porque sabe que este gobernador no la defiende de las políticas brutales del Gobierno Nacional”.

“No se puede gobernar una provincia por Twitter”, concluyó Martini, “promocionando obras que no existen, como la del Parque Industrial en la que se la han pasado moviendo tierra de un lado para otro, aun sabiendo que si hoy lo inauguraran no habría capacidad energética para hacerlo funcionar; no hay cloacas ni agua potable. O la obra de la escuela técnica para el barrio El Frutillar que el gobernador visitó estos días, y que hace cinco años que está en obra sin fecha de finalización. O simulando una ocupación turística que los propios empresarios desmienten”; enfatizó: “en su fracaso, Weretilneck llegará a las elecciones de abril sin haber inaugurado ni una sola obra del tan promocionado Plan Castello”.