# CRISIS FRUTÍCOLA

Duro golpe a la economía del Alto Valle

El Senasa confirmó el cierre de la frontera con Brasil para la fruta de la región. La falta de políticas provinciales y nacionales para contener la crisis frutícola en el centro de la escena.

27/02/2019
Río Negro

 

La ya golpeada economía regional de Río Negro y Neuquén sufre un revés durísimo ya que el mercado hacia el país que gobierna Bolsonaro representa el ingreso de divisas por 150 millones de dólares.

La resolución fue publicada por autoridades del ministerio brasileño de Agricultura (MAPA) y luego remitida al Senasa. La misma da cuenta que el motivo de la decisión fueron “los problemas de sanidad detectados en la fruta argentina”.

Días atrás se había conocido la noticia de que sumaban nueve los camiones con fruta rechazados por Brasil. Esto alertó a los productores y productoras del Alto Valle.

La Asociación Brasileña de Productores de Manzana (ABPM) había presionado para que el gobierno de su país cerrará las fronteras a las importaciones de peras y manzanas proveniente de la Argentina. “Consideramos que la situación es alarmante”, había asegurado Carlos Goulart, el titular de la entidad, Pierre Nicolas Peres.

Se trata de una noticia preocupante para una economía regional que ya viene golpeada por la apertura de importaciones. En números, se habla de un duro impacto para el Alto Valle ya que son 150 millones de dólares los que ingresan anualmente a la región por la exportación de peras y manzanas a Brasil.

 

Desde Senasa mantuvieron varias reuniones con los productores para exigirles un mayor control a la fruta que se destina para exportación, sin embargo la decisión del Ministerio de Agricultura de Brasil no parece dejar margen para la negociación.

Como informó Agencia Cadena del Sur, entre diciembre de 2015 y junio de 2018, se destruyeron en la región casi 30.000 puestos de trabajo productivos según informó el Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial que depende de la devaluada cartera laboral. El sector de la Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura perdió un total de 3318 puestos de trabajo directos. De esta “cosecha”, en Río Negro las pérdidas directas por la apertura importadora de manzanas y otras frutas fue de 1976 puestos; si sumamos Neuquén la cifra asciende a 2292.

Hasta el momento, Luis Miguel Etchevehere, el titular de la devaluada cartera de Agroindustria no se ha expresado al respecto.

 

Nota relacionada: Estiman en 3 mil millones de pesos las pérdidas del sector frutícola