Docentes de todos los niveles convocaron a un acto en el Centro Cívico

Lo anunciaron este miércoles en conferencia de prensa UnTer, los gremios universitarios Adunc, Adurn, no docentes, Ciencia y Técnica y ATE, cuando se cumple la primera jornada de paro en reclamo de la paritaria nacional convocado por CTERA. Se concentrarán mañana en el Centro Cívico.

06/03/2019
Bariloche

 

 

Los docentes se refirieron al paro nacional por 48 horas convocado por CTERA que incluyó además una movilización provincial en Chichinales este miércoles, cuando se cumple un nuevo aniversario de la muerte en un accidente de tránsito del dirigente Pascual Mosca en 2009, cuando se dirigía a un corte de ruta en esa localidad.

Hasta hoy, solo 6 de los 24 distritos del país avanzaron con acuerdos salariales, no obstante los docentes continúan reclamando la reapertura de la paritaria nacional que Mauricio Macri clausuró por Decreto hace un año.

El sueldo promedio docente está por debajo la línea de pobreza en 17 de los 24 distritos del país; es decir que el 80% de los trabajadores de la educación en Argentina es pobre. Solo en 7 provincias los maestros tienen promedios salariales por encima de esa línea.

Fue uno de los temas centrales planteados este miércoles durante la conferencia de Prensa en la sede de UnTer Bariloche convocada por los docentes de los distintos niveles educativos.

De la extensa lista de reclamos que fundan la medida de fuerza por 48 horas, más la adhesión al paro nacional de mujeres el viernes, la secretaria Gremial de la seccional, Patricia Lande, enumeró además el reclamo al gobierno por un mayor financiamiento educativo, la reposición y financiamiento de los programas socio educativos que fueron dados de baja, la jubilación docente, el no al cierre de los institutos de formación docente, los fondos para los comedores escolares y el freno a la reforma laboral impulsada por Mauricio Macri.

Los docentes y no docentes universitarios que adhieren al paro convocado por CTERA y también al paro de mujeres el viernes 8 en todo el país, destacaron “el sentido de unidad” de los distintos niveles en “este plan de lucha que denominamos Paro Nacional Educativo”.

Mariano Lanza, en representación de los trabajadores de la Universidad de Río Negro afiliados a  ADURN -gremio integrado a nivel nacional a la CONADU Histórica- describió la situación del sector: “nuestro reclamo tiene que ver con que el gobierno no está girando partidas asignadas a infraestructura. Nuestra sede en Bariloche está totalmente frenada, hoy es un elefante blanco”, señaló. “A esto se suma que están congelados los subsidios a la investigación desde hace prácticamente tres años, y nuestros salarios, que han caído en términos de poder adquisitivo desde el año pasado un 16 por ciento a causa de la inflación”.

La investigadora del CONICET y doctora en Biología, Marina Stecconi, representante del frente Ciencia, Técnica y Universidad de Bariloche, apuntó que “Fuimos testigos de las mentiras del presidente (Mauricio Macri) en su discurso de inicio de sesiones del Congreso, y del secretario de Ciencia y Tecnología (Lino Barañao), asegurando que todo está bien, cuando sabemos que desde 2016 a la fecha el presupuesto para el sector se redujo de 1,5 a 1,1 del PBI”.

El presupuesto actual para Ciencia y Tecnología en el país retrocedió un 30% respecto del año 2015, y se acerca a los niveles que tenía hace una década. Para recuperar el nivel de inversión que hubo en aquél año, habría que aumentar el presupuesto actual en unos 12.000 millones de pesos. Cuestión que en medio de los recortes impuestos por el Fondo Monetario Internacional no parece que el gobierno esté dispuesto a implementar.

 

 

 

En esto tiene que ver “la pérdida de categoría del ministerio a secretaría de Ciencia y Tecnología”, explicó Stecconi, “porque no se trata solamente de un cambio de nombre, sino que implica además un recorte de los fondos destinados”.

“No hay dinero para investigar, las cuotas de los subsidios están canceladas. Hay recortes en becas y en el acceso a la carrera de investigador, que fue reducido a la mitad en los últimos años”, añadió la investigadora.

Y luego describió que “los institutos del CONICET que trabajan en conjunto con las universidades están en una situación crítica tal que no estamos pudiendo pagar servicios básicos como la luz o el gas, porque el gobierno adeuda partidas desde 2017”.

“Se han producido despidos en la Secretaría de Agricultura Familiar, en el INTI, en el sector nuclear; en el INTA se congeló la planta, los técnicos no tienen dinero para cargar nafta en las camionetas que utilizan para asistir a los productores y para realizar sus trabajos de campo”, dijo Stecconi.

“Se cancelaron las centrales nucleares, el plan de radarización; se desactivaron los proyectos de  ARSAT; hubo despidos en CONUAR (Combustibles Nucleares Argentinos), en DIOSITEC e INVAP”, agregó.

“Este gobierno”, concluyó Marina Stecconi, “impulsa un modelo económico de re primarización de la economía, de producción sin valor agregado, lo cual repercute entre otros sectores, en la desinversión en Ciencia y Tecnología, en el desguace, los despidos y la pérdida de los derechos de los trabajadores”.

Las organizaciones convocaron a una movilización y acto para este jueves -cuando se cumplirá la segunda jornada de paro nacional convocado por CTERA- a las 17 en el Centro Cívico.