Despidos “por goteo”, la estrategia de INVAP

La empresa evita llamar la atención sobre el ajuste que aplica en silencio puertas adentro. Los empleados reclaman transparencia en el proceso.  El testimonio de Alberto Marqués, uno de los 11 despedidos de INVAP a comienzos de marzo.

19/03/2019
Bariloche

 

 

El ajuste en INVAP es de bajo impacto público. El directorio de la empresa rionegrina le baja el volumen a una delicada situación financiera que ya es innegable. A la caída de contratos millonarios - la desactivación del plan satelital nacional que frenó la construcción del ARSAT 3 es el ejemplo más conocido- la empresa responde con despidos, aunque con una estrategia de “goteo” que por el momento disimula los recortes sobre una planta de empleados altamente calificados.

A comienzos de marzo 11 empleados fueron despedidos sin causa, algo que el gerente General, Vicente Campenni, explicó como un cambio de perfil en Recursos Humanos. Pero la Asociación de Trabajadores de INVAP -la empresa históricamente tiene vedada la actividad gremial- dio a conocer sobre este punto un documento en el que aseguraba que “estamos atravesando una importante crisis desde hace varios años”; decía que INVAP no es ajena a esta circunstancia, y reclamaba que “los puestos de trabajo de las personas no pueden ser la única variable de ajuste”.

La comunicación explicitaba que la política de ajuste de INVAP recaía sobre los empleados y demandaba transparencia en el proceso, algo que el directorio mantiene en reserva ante la opinión pública y denomina “un cambio de paradigma”.

“Desde ATB (la asociación de trabajadores de Invap) reiteramos una vez más que solicitamos tener conocimiento del proceso completo a través del cual la empresa llega a desvincular a las personas. Esto es fundamental para validar que el proceso llevado a cabo es justo y de esta manera brindar transparencia”, decía el texto.

 

 

Alberto Marqués, uno de los empleados despedidos del área satelital de INVAP relató que “es todo de a poco. De algún modo lo justifican; te dicen ´vos estás teniendo bajo rendimiento´. Bueno, perfecto, pero ¿no debería haber una charla previa?, ¿hablar primero con mi jefe?, ¿una sanción?, ¿algo que me permita ver qué estoy haciendo mal?”.

“En mi caso”, contó Marqués, “no pudieron justificar el ´mal desempeño´; y después de  cuarenta minutos de charla con el gerente de Recursos Humanos, me dijeron que igual me iban a echar. Nunca me dijeron qué, quién ni cómo es que era bajo mi desempeño. Intenté hablar con el representante de los empleados (en el directorio de INVAP), Cristián Tisot, que nunca me respondió”.

Hace un año este medio reveló que los empleados de INVAP cobraban el sueldo en cuotas. “Nos están sugiriendo que nos vayamos”, confirmaron en aquel momento trabajadores de distintas áreas, pero particularmente de aquellas como la satelital, luego de que Nación diera de baja los contratos: “no ofrecen un plan de retiro ni nada, pero te dicen que te vayas buscando otra cosa”.

INVAP tiene un plantel de 1400 empleados, entre profesionales, técnicos, operarios y administrativos.

Nota relacionada: El crecimiento invisible: los empleados de INVAP cobran el sueldo en cuotas

 

En noviembre del año pasado, la empresa envió a la Legislatura provincial un informe detallando que la deuda del Gobierno Nacional por distintos proyectos era de 660 millones de pesos. El documento confirmaba además que habían sido suspendidos los desarrollos del satélite ARSAT 3 (convenido con ARSAT S.A.), el grupo de satélites SARE (con la empresa VENG SA) y los SARA-UAV (aviones no tripulados contratados por el ministerio de Defensa). Todos caídos entre mayo de 2016 y diciembre de 2017.

 

Macri y Weretilneck en INVAP: "Tranquilos muchachos" (Foto Presidencia)

 

Durante una visita a INVAP, Mauricio Macri comentó: “Los contratos que tenía la Nación en Invap eran de la época de la magia (aludiendo al gobierno de Cristina Kirchner), y la plata no está”.

“Fue público”, lo recordó Alberto Marqués, “el presidente Macri vino y dijo que no había plata. Después el Congreso Nacional logró que se firmaran 13 o 15 proyectos que continúan. Pero los más importantes como ARSAT 3, SARE y el proyecto de avión no tripulado SARA, todo eso se suspendió y era importante para la empresa”.

Marqués tiene 60 años y 10 de antigüedad en la empresa: “tengo un crédito hipotecario por mi departamento, y estoy cerca de la jubilación, para lo cual son muy importantes los últimos 10 años de trabajo. Mi esposa sufre cáncer, pero bueno, en forma arbitraria me tocó a mí la ceda de la planilla Excel, porque no me pudieron explicar la causa de mi despido”, lamentó.

INVAP multiplicó por cuatro su planta de empleados durante el gobierno de Cristina Kirchner y posicionó tecnológicamente a la argentina a escala internacional. El programa satelital incluyó al país entre los únicos 7 que en el mundo son capaces de desarrollar satélites. El ARSAT fue el primero construido por un país latinoamericano.