# ELECCIONES 2019

María Emilia Soria: “Una señal que le diga basta al país de Macri y la provincia de Weretilneck”

Con el mismo perfil de campaña que llevó a su padre a la gobernación en 2011, la diputada nacional María Emilia Soria estuvo en Bariloche. Priorizó las reuniones con organizaciones sociales y las recorridas a pie por la ciudad. Dice que prefiere el “puerta a puerta” con los vecinos.

02/04/2019
Bariloche

Diputada Nacional, María Emilia Soria

En Estos Días: Diputada, judialización mediante, termina un largo y tortuoso proceso electoral. Le propongo dejar de lado ese capítulo, muy confuso para muchos, y definir el proyecto de gobierno que propone el Frente Para la Victoria para Río Negro.

María Emilia Soria: Yo digo que nuestro proyecto de Gobierno es un proyecto cargado de ideología; y entendemos que esas banderas, que esas ideas, deben plasmarse en políticas concretas. Salud y Educación son parte de lo que nosotros entendemos por justicia social, y por lo tanto configuran dos de los pilares fundamentales de lo que será nuestro gobierno.

Hoy me provoca angustia  ver en lo que ha quedado la obra del hospital de Bariloche, por ejemplo. Una obra enorme, que ha costado fortunas, que está parada y quizá haya que demoler. Pero no es solo eso; eso es solo parte del de quebranto del sistema de Salud. Ahí está la gente, a las 3 o 4 de la mañana para poder conseguir un turno; cantidad de personas para acceder a uno de los únicos tres turnos que dan para Traumatología, por ejemplo; un hospital público que no tiene medicamentos; donde una ve que a partir del mediodía en las salitas periféricas no hay nadie para brindar asistencia, y la falta de equipamiento, y la falta de atención. Esa enorme obra frenada, mal construida, es el ejemplo visible de la crisis de todo el sistema de salud pública.

En Estos Días: ¿Y qué propone?

María Emilia Soria: Volver al proyecto de Mario Franco, un proyecto reconocido en todo el país. Un proyecto de salud pública que avanzaba desde la periferia hacia el centro de la ciudad. Siempre acercando el servicio de salud a la gente, y no alejándolo, volviéndolo complejo y burocrático, dificilísimo como es hoy.

En Estos Días: Mencionaba también a la Educación.

María Emilia Soria: Inevitablemente tiene que estar en la base de nuestro gobierno. No podemos proyectar nada a futuro sin Educación. Y del mismo modo, se trata del sistema educativo, no de un caso puntual. Educación para los alumnos, pero también para los docentes. Estuve hace unos días con compañeras que reclamaban por la ampliación del Instituto de Formación Docente. Ellas que son nuestras futuras maestras, hoy están estudiando sentadas en el piso, en los pasillos, en el patio. Esa ampliación que nunca se concreta es otra promesa incumplida, es ausencia del Estado. En ese sentido nosotros creemos en hacer política sin falsas promesas. Comprometiendo solo aquello que se puede cumplir. Es lo que han hecho mi padre y mi hermano desde la municipalidad de General Roca. Porque esa es la forma de reivindicar a la política como herramienta transformadora. Caso contrario, es vaciarla de contenido.

 

En Estos Días: Tal vez estos hechos que usted menciona tengan que ver con el modelo de provincia, y que este a su vez se refleje en el monto de la deuda que el actual gobierno ha contraído durante los últimos años. La imposibilidad de una mayor inversión estatal, y la falta de proyectos productivos que generen recursos genuinos, por supuesto.

María Emilia Soria: Bueno, la falta de trabajo es un claro indicador de este modelo. El desempleo se ha generalizado en toda la provincia, pero es impresionante cómo se nota en Bariloche y en la zona. Estuve estos días en Dina Huapi visitando a los vecinos, y conocí a una familia con seis integrantes -los hijos ya adultos- y de los seis solo uno había podido conservar su empleo. Esa era toda la fuente de ingreso familiar. ¿Qué se hace con esto? Yo soy una convencida de que, por ejemplo, el cerro Catedral o el polo tecnológico son generadores de empleo privado genuino, y de que hay que acompañar en ese sentido a los empresarios. Pero no en el negociado, no en la corrupción de la obra pública.

Es decir, si vos al empresario privado le ponés los ingresos brutos por las nubes, como consecuencia del Pacto Fiscal (refiere al Acuerdo y su posterior adenda impulsados por el Gobierno Nacional. Alberto Weretilneck convocó a la Legislatura provincial a sesión extraordinaria para apurar la adhesión de Río Negro), el privado se funde. Es una consecuencia directa. Por eso vemos hoy la cantidad de emprendimientos y comercios que han tenido que bajar persianas y despedir empleados. Entonces, cuando hablamos de generar empleo, también se trata de brindarle facilidades al comerciante, al empresario, al emprendedor, para que apuesten y arriesguen, pero en condiciones claras, que los contengan.

 

 

 

En Estos Días: En ese contexto es inevitable preguntarle por las economías regionales en Río Negro.

María Emilia Soria: Que deben apuntar a la soberanía alimentaria. El Alto Valle, el Valle Medio, con sus áreas de irrigación, la frutihorticultura, hoy en crisis. Una propuesta concreta de Gobierno es tener dentro del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a la secretaría de Agricultura Familiar -un organismo que (Mauricio) Macri y Weretilneck han desguazado- para poder fomentar la producción propia de alimentos, nuestra producción de alimentos. No podemos depender del centro del país. Podemos producir, y llegar también a los barrios con precios justos y razonables.

En Estos Días: ¿Alcanza para revertir los indicadores del INDEC? Por ejemplo, un incremento del 34 por ciento de la pobreza en la Patagonia.

María Emilia Soria: Todo el panorama es desolador. Río Negro es la provincia de la Patagonia que mayor inflación tiene. Pienso en Bariloche, pienso en lo crudo que va a ser este invierno, y en esas familias que dependen de la garrafa “social”. Que en realidad dejó de ser social cuando Mauricio Macri liberó el precio del gas envasado. ¿Y alguien escuchó al gobernador Weretilneck defendiendo el precio de la garrafa social? ¿Alguien lo escuchó plantándose ante los tarifazos? Yo lo que recuerdo es todo lo contario. Recuerdo que Weretilneck se inscribió en una audiencia pública para defender esos tarifazos (el gobernador se inscribió como orador en la audiencia pública por la tarifa del gas en 2016, y defendió el incremento junto a Alejandro Nicola, ministro de Energía de Neuquén). ¿Alguien vio a Weretilneck oponerse a la quita de subsidios al transporte? Así es como Bariloche tiene el boleto de colectivo más caro del país.

 

 

 

En Estos Días: ¿Usted cree que la ciudadanía en términos generales es consciente de esto que describe? ¿De las causas que llevan a la situación actual? Tanto usted como su hermano han insistido mucho -e insisten- en la sociedad Macri-Weretilneck, ¿cuánto hay en eso de eslogan de campaña para el domingo?

María Emilia Soria: Bueno, siempre lo hemos sostenido. Esa sociedad y todas estas cuestiones de las que hablamos hacen a un modelo de país. La elección de este domingo es muy importante, trascendental para los rionegrinos. Discutimos un modelo de país y de provincia distintos a estos. Río Negro tiene que ser un faro, una señal que le diga basta al modelo de país de Macri y de  sus socios, y Alberto Weretilneck es y ha sido un socio estratégico de Mauricio Macri. Insisto: tenemos una gran oportunidad. Y también apelamos a un voto de confianza, porque no hemos gobernado nunca esta provincia. Yo entiendo que la gente está cansada, y que ha llegado a un gran nivel de hartazgo después de tantos gobiernos mediocres, pero también creo que vamos a tener la oportunidad, que los rionegrinos van a votar en defensa propia, de sus familias, de su economía, para proteger aquellos sueños, aquellos bienes que durante años y con mucho esfuerzo lograron y que hoy, lamentablemente, merced a las políticas que aplica Mauricio Macri y que aplaude Weretilneck, se los arrastra a esta situación cada vez más difícil.

 

 

 

En Estos Días: Le pregunto finalmente por esta campaña política que ya llega a su fin. Por un lado el FPV parece haber encarado una campaña clásica, con largas caminatas, actos y reuniones con vecinos y organizaciones sociales. En tanto JSRN, se ha basado más en las redes sociales, promocionando en algunos casos obras de gobierno, y en otros también ha planteado la campaña en forma anónima, tal como se estila hoy día.

María Emilia Soria: Vemos una campaña muy fuerte de difamación. Lo atribuyo a que están nerviosos y no paran de mentir. Es algo que viví personalmente en 2017. Pocos días antes de la elección, Juntos Somos Río Negro y el Pro se pusieron de acuerdo para inventar una denuncia Penal en mi contra. Una denuncia trucha, pero que la justicia recién desestimó quince días después de las elecciones, una vez que el daño ya estaba hecho. Ahora están haciendo lo mismo. Y todo esto financiado con enormes sumas que son de todos los rionegrinos, porque son recursos del Estado.

Pero lo importante es que la situación social es dramática. Lo importante es que vayamos a votar el domingo y podamos pensar en qué provincia queremos. Una mujer me dijo el otro día que le habían ofrecido 10 mil pesos para votar a Juntos Somos Río Negro. Y yo le dije “acéptelos, porque es dinero de Desarrollo Social, es dinero del Estado y es de todos, y usted seguramente los necesita mucho. Pero el domingo, en el cuarto oscuro, piense cómo va a votar; porque esos 10 mil pesos le alcanzan para solucionar su problema hoy, pero no le van a alcanzar para solucionar el drama que vamos a vivir en esta provincia durante los próximos cuatro años si gana Juntos Somos Río Negro”.