Gennuso ya otorgó 15 millones de pesos a Mi Bus

El Intendente realizó el cuarto desembolso desde febrero a favor de la transportista. Esta vez fue por 6 millones de pesos entregados a la empresa privada que monopoliza el transporte público en Bariloche. Los recursos públicos para el pago de sueldos de la empresa privada ya superan lo previsto para sensibles programas sociales, como el Plan Calor.

04/04/2019
Bariloche

(foto Municipalidad)

A través de la Resolución 1100-I-2019, el Intendente otorgó en las últimas horas otros 6 millones de pesos para “garantizar el servicio para los usuarios y visitantes de nuestra ciudad, sin perjudicar a los usuarios” (SIC) y “garantizar la continuidad de las fuentes de trabajo”.

El monto es idéntico al otorgado el 11 de marzo, también con carácter de no reintegrable, para evitar medidas de fuerza del personal, ante el desdoblamiento del pago de sus haberes. En febrero, ya se le habían concedido a la firma dos aportes: un subsidio de 2 millones y otro millón a modo de préstamo para el pago de sueldos.

De esta forma, en los últimos 60 días, Gustavo Gennuso destinó 15 millones de pesos del erario público para que la firma Amancay -que explota en forma monopólica el transporte público de pasajeros por una contratación directa- abone los salarios en tiempo y forma.

“La Municipalidad realizará un esfuerzo extraordinario a fin de garantizar el servicio y el pago de salarios de los trabajadores, hasta tanto se realicen las gestiones correspondientes con el objeto de garantizar dichos fondos”, expresó el jefe comunal en la Resolución.

Estos subsidios se suman a los 34,2 millones de pesos anuales comprometidos por Nación (muy por debajo de los 170 millones aportados en 2018) y los 85 millones que garantizó el gobierno provincial.

Los 15 millones municipales otorgados en el primer trimestre del 2019 equivalen a la mitad de lo recaudado el primer año de la polémica y judicializada Ecotasa; supera la inversión requerida para concretar la obra del abandonado teatro municipal (8 millones); y significa prácticamente el doble de lo que costó el Centro de Salud del barrio Malvinas inaugurado en 2016, por 8,5 millones de pesos. También es un millón más que el presupuesto anual de la Defensoría del Pueblo.

El monto es mayor al que el Estado invertirá durante todo el año en programas sociales de gran impacto en los sectores más postergados, como el Plan Calor (10 millones), las Despensas Comunitarias (11 millones), la casa refugio para mujeres víctimas de violencia de género (14,5 millones) o la prevención de adicciones (13 millones de pesos).

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos