La crisis económica golpea a Bomberos Melipal

Dejarán de recibir cerca de 100 mil pesos que recaudaba la Junta Vecinal del barrio entre los asociados. Piden aporte voluntario a los vecinos para ayudar a sostener el funcionamiento.

16/04/2019
Bariloche

 

 

 

 

Los cuarteles de bomberos voluntarios de todo el país conocen de sobra los malabarismos que deben hacer para seguir funcionando en un frágil esquema de financiamiento, que regularmente entra en crisis y que siempre es noticia.

Es el caso del Cuartel de Bomberos Melipal, cuya amplia jurisdicción en el oeste de Bariloche, incluye destacamentos en el cerro Catedral y Villa Los Coihues.

Días atrás la Junta Vecinal Melipal dejó de recaudar para el cuartel la tasa de $ 65 entre los más de 1.500 asociados del barrio (casi $ 100.000 por mes), lo cual los obligó a iniciar una campaña para pedir a los vecinos que no abandonen el aporte y se inscriban para hacerlo a través del Sicei, el sistema de recaudación de la CEB.

Rodolfo Slipek, integrante histórico del Cuartel Melipal, que entre otros fundó hace poco menos de 50 años su padre Alfredo, explicó a En estos días que ese dinero tenía un destino específico para ellos, fundamentalmente pagar capacitación –esencial, obligatoria y costosa para los bomberos- y gastos administrativos.

“Es un aporte muy importante para nosotros. La JV nos había avisado en febrero de la nueva disposición y empezamos a hacer los trámites para cobrar por el Sicei, además de hacer una campaña entre los vecinos para que sigan colaborando”, señaló el bombero y directivo.

Agregó que tratarán de contar con “todos los socios posibles del barrio Melipal” y luego extender la campaña a otros barrios que se benefician del servicio voluntario, en varios de los que el aporte también se da a través de la cuota social que cobran las juntas.

Otras fuentes de financiamiento de Melipal, y de los demás cuarteles de Bariloche y Río Negro, son el Simbov (aporte mensual que cobra la Municipalidad por ordenanza), un fondo especial de Lotería de Río Negro (también por ley) otro nacional vinculado a la facturación de aseguradoras.

Fuera de Bariloche, para el resto de la provincia hay otra partida de la “Ley Edersa”, que se cobra con la factura de electricidad, en función de la población asistida con el servicio.

Así, los cuarteles de Bariloche reciben por igual alrededor de $ 100.000 por mes del Simbov; unos $ 70.000 de Lotería, y en 2019 tendrán aproximadamente $ 2 millones de la partida nacional.

En el plano provincial el tema está a cargo del director de Defensa Civil Adrián Iribarren, quien explicó a En Estos Días el manejo de las dos partidas. De Lotería toman el 9% de la recaudación mensual –que varía- y aproximadamente $ 3 millones por mes a la Federación de Bomberos Voluntarios de Río Negro, para los 39 cuarteles de Río Negro.

 

Adrián Iribarren, Director Defensa Civil Río Negro

 

De Edersa, obtienen $ 10 por cada medidor abastecido, con la excepción de Bariloche y Río Colorado, que tienen cooperativas eléctricas locales, y entregan también a la entidad madre para repartir en forma proporcional: “no es lo mismo el cuartel de Ramos Mexía, que recibe alrededor de $ 6.000 y los de General Roca, con $ 260.000”, señaló el funcionario.

“Puede haber demoras o faltas de rendiciones, pero la provincia nunca deja de enviar las partidas porque se trata de un servicio público esencial”, afirmó Iribarren, indicando que hay una deuda de la provincia de los tres primeros meses del año en función de trámites administrativos.

Si bien a mediados del año pasado hubo problemas financieros con la partida nacional –acusaron al gobierno del presidente Mauricio Macri de retener esos fondos-, luego las partidas se fueron regularizando y cada cuartel de la provincia recibió alrededor de $ 1,5 millón en diciembre (había sido de $ 1,2 millón en 2017).

A esto se le suma un remanente, que proviene del dinero que no se entrega a cuarteles que no rinden debidamente el uso de los fondos, y se distribuye en partes iguales entre los que sí lo hacen. También esto estaría regularizado.

En cuanto al aporte provincial, también sufre vaivenes, aunque mayormente debidos a rendiciones irregulares o faltantes de los propios cuarteles, y a los problemas de la Federación, que recibe el dinero de Lotería y Edersa, y los entrega a los cuarteles, con fiscalización a cargo de la entidad.

La Federación deposita el dinero en el cuartel, que tiene 60 días para rendir el gasto con comprobantes legales. Si no rinde un mes, se traba el financiamiento y no se regulariza hasta que completen esa rendición, aunque estén al día con los meses siguientes.

La entidad viene de tres años sin asambleas legales ni balances y fue intervenida, por lo que desde hace una semana una comisión normalizadora con representantes de cinco regiones de la provincia trabaja para regularizar el tema, lo que tuvo su impacto en la distribución, por el obligado cambio de firmas para depósitos bancarios.

Juan Andreazza, tesorero de los bomberos voluntarios de Dina Huapi, es uno de los cinco normalizadores de la Federación.

 

 

 

Indicó a este medio que el grupo recién recibió la semana pasada la documentación de la administración anterior y que aún no tuvieron tiempo de examinarla.

Sin embargo, explicó que hay deudas con varias asociaciones, probablemente originadas en problemas de rendición, como es el caso de su cuartel y el de Cerro Campanario en Bariloche, que hace nueve meses no cobran sus partidas.  

“Si los cuarteles cumplen con las rendiciones reciben todo como corresponde”, señaló Andreazza, quien destacó que en general todos los fondos llegan “más o menos” en tiempo y forma, y que incluso a nivel nacional “este año habrá un remanente final mayor que el de años anteriores”.

 

Costos en dólares y sin ART

El funcionamiento de los bomberos voluntarios es altamente costoso, en especial porque sus insumos y equipamientos están atados directamente al dólar, aún cuando provienen de fábricas nacionales, que deben recurrir a materiales importados.

Equipar a un solo bombero en forma completa, con las exigencias legales de seguridad, demanda entre 3 y 4 mil dólares. Los equipos autónomos de respiración tienen una fecha de vencimiento apretada. Los móviles tienen precios millonarios y por ley no deben tener más de 15 años de antigüedad.

En Bariloche hubo tres accidentes graves de voluntarios, que reavivaron una discusión nacional antigua, eterna y al parecer insoluble: la ART (seguro de riegos de trabajo) para los bomberos.

 

 

La senadora Magdalena Odarda impulsó una ley federal de ART para bomberos que no prosperó –según los obstáculos encontrados en el Congreso- debido a la falta de un esquema de financiamiento adecuado que la haga sustentable para el Estado nacional.

Otro aspecto del funcionamiento de los bomberos que parecen recibir un trato de la comunidad muy diferente al servicio que les demandan.