Efluentes cloacales: la CEB opera la planta modular, pero desconfía

En Estos Días accedió al acta de transferencia de la obra investigada por posible administración fraudulenta y cuestionada por técnicos de la Cooperativa. Seis meses a prueba, acompañamiento técnico del DPA, constatación técnica de la infraestructura y costos a cargo de la provincia, las exigencias para la aceptación definitiva.

17/04/2019
Bariloche

 

 

 

Con una inversión de 21 millones de pesos, la planta de tratamiento de líquidos cloacales se inauguró en noviembre de 2015, pero recién 3 años después se firmó el acta de transferencia entre la provincia y la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), prestadora del servicio de saneamiento en la ciudad. 

Hasta entonces, nunca funcionó, a pesar de la urgencia ambiental para evitar el vertido al lago Nahuel Huapi. La Cooperativa no aceptaba operarla por falencias técnicas, la imposibilidad de constatar su operatividad y la inexistencia del acto administrativo de transferencia (que el DPA quiso imponer mediante una simple nota).

Finalmente, el 29 de noviembre pasado, el presidente de la CEB, Jorge Perrella, y el Superintendente General del DPA, Fernando Curetti, firmaron el acta de transferencia. Pero la Cooperativa tomó sus recaudos y puso las condiciones que quedaron plasmadas en el documento.

 

Acta de transferencia firmada por la CEB y el DPA

 

La primera medida circunscribió la transferencia a un acto “transitorio”, fijando un período de prueba de 6 meses (que vencen a fin de mayo), en los que ingenieros de ambas partes deberán constatar las condiciones de incorporación de la planta al sistema, los parámetros de vuelco y el “rendimiento mecánico –fisicoquímico alcanzado en las pruebas de rigor a realizarse”.

Fijaron como “condición sine qua non la colaboración y el acompañamiento” del DPA en ese período, además de imputarle al departamento provincial los costos de la puesta en funcionamiento “y las adecuaciones resultantes de la constatación” de la infraestructura.

Vencido el plazo a prueba, la CEB procederá a la recepción definitiva  “una vez constatadas las condiciones, definidas las eventuales acciones e inversiones a realizar”. En el acta, “se deberán especificar tareas que hayan quedado pendientes”.

 

 

Las irregularidades en la construcción de la planta fueron publicadas por el director periodístico de este medio, Santiago Rey, en la Revista CIC, y motivaron una denuncia en Fiscalía presentada por el Legislador Alejandro Ramos Mejía (FpV),  por posible administración fraudulenta de fondos públicos en la construcción de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales. 

Acusó la utilización de hormigón de menor calidad al especificado en el pliego de licitación, la deficiente aptitud de los anclajes y el pago de 6,5 millones de pesos por sobre el presupuesto oficial.

En ese expediente, Alfredo Iwan, apoderado de la CEB, confirmó en junio de 2018 que nunca tomaron posesión de la infraestructura “en virtud de no poder constatar a la fecha que la misma pueda cumplir con los requerimientos técnicos” del contrato de concesión.  

En su presentación ante el Fiscal Guillermo Lista, añadió que “esta parte sabe sobre la existencia de inconvenientes electromecánicos en bombas de recirculación y otros equipos, entre otras falencias”, sumando que el parte de control del período de prueba y puesta en marcha no evaluó diversas variables técnicas, y no hubo participación de representante de la CEB al emitirse.

Esta declaración contradijo la versión oficial y generó un contrapunto con el ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, quien responsabilizó a la cooperativa de sumarse a “una cuestión política” de la oposición. 

La planta opera, pero las dudas persisten.

 

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos